LA VERDADERA HISTORIA DETRÁS DE LA HAZAÑA 2009

0
El 11 titular del 12 de julio de 2009 (foto: Alex Meckert).

Cómo se armó el plantel que debió enfrentar un torneo con la soga al cuello en los promedios. Los viajes internacionales para repatriar jugadores. El espíritu y la intimidad de un equipo que cayó con Atlético Rafaela en la primera final por 3 a 0. Pero el partido que parecía imposible y había que ganar, se ganó.

El armado de la base de ese equipo que el 12 de julio de 2009 protagonizó una de las definiciones más emocionantes del fútbol argentino, empezó mucho antes de aquel día. Varios meses antes de la elección presidencial que se realizó en noviembre de 2007, Walter Gisande comenzó a imaginar y sobre todo diagramar lo que sería el fútbol profesional, si le tocaba ser elegido presidente.

Lo primero fue reunirse con Guillermo Sanguinetti y acordar las prioridades del proyecto, si se ganaban las elecciones. Después del triunfo en las urnas, la idea de armar un equipo que mantenga al Lobo en primera división se empieza a concretar con dos jugadores que consideraban indispensables: el “Tornado” Diego Alonso y Sebastián “Chirola” Romero.

El uruguayo había terminado su temporada y estaba en Montevideo. Allá fueron Gisande y Fabián Cagliardi (actualmente intendente de Berisso). Se pusieron de acuerdo enseguida e inmediatamente se empezó a hablar con “Chirola” Romero. Posteriormente viajaron a Italia, donde gracias a la intervención de Leandro Cufré, estuvieron en Roma donde tomaron contacto con clubes y conocieron de primera mano cómo se trabajaba en el futbol europeo.

Durante esa estadía, compraron boletos para subirse al tren que los depositó en Nápoles. En esa ciudad se reunieron con el “Pampa” Roberto Sosa que no sólo demostró un entusiasmo muy grande: además dejó de lado una importante oferta del popular club del sur de Italia con tal de volver a Gimnasia. Luego se sumó Mariano Messera y ya los nombres del plantel ilusionaban pese a la empinada cuesta numérica que marcaba la tabla de los promedios.

Esto ayudó a ir en busca de un arquero, que no había estado en Gimnasia, pero que siempre había deslizado su simpatía por el Lobo: el “Gato” Gastón Sessa, con quien hubo algunos inconvenientes contractuales. En ese momento el arquero estaba en Ecuador y lo quería Vélez, pero eligió Gimnasia. Había un proyecto claro detrás.

Además, Gisande junto a Guillermo Sanguinetti se juntaron con Gregorio Pérez -el técnico que llevó a Gimnasia por primera vez en su historia al plano internacional– y se puso la mira en Franco Niell. El “Pampa” recomienda al paraguayo Rubén Maldonado. La dupla central se termina de conformar cuando Walter Gisande trae un jugador que en la final fue descollante: el “Oso” Ariel Agüero. Lo vio jugar un partido con una costilla rota con tal de no abandonar, ese era el espíritu que quería para el equipo y el defensor se convirtió en refuerzo tripero.

El proyecto futbolístico se nutrió de jugadores de buenas campañas que conocieron a Carlos Timoteo Griguol como técnico, jugadores de fuerte personalidad y los “pibes” formados en el club: “Pipino” Juan Ezequiel Cuevas, Abel Masuero, el “Luli” Luciano Aued, el “Pata” Lucas Castro y Fabián Rinaudo, a quienes el presidente Walter Gisande conocía al haber estado a cargo del futbol amateur.

En todos los detalles. Chirola Romero le saca rápido la pelota a un rival para volver al medio. Foto: Alex Meckert

Por otro lado, una pieza muy importante del armado fue Mario Díaz, designado Coordinador general del futbol profesional en aquella etapa, encargado de toda la logística y de que no le faltara nada al plantel ni al cuerpo técnico. Además de su reconocidísima condición de hincha de Gimnasia, “Marito” venía de cumplir esa función en Arsenal de Sarandí, que se había consagrado campeón de la Sudamericana en México. Para Mario pesó más el amor por Gimnasia que seguir coordinando el fútbol de Arsenal en la Copa Libertadores y en el viaje a Japón, con Gustavo Alfaro (el actual técnico de la selección de Ecuador que vino a Gimnasia durante la gestión de Daniel Onofri).

“Era un plantel que tenía condimentos variados: por ejemplo, el regreso de ídolos y gente muy querida como Esteban ‘Teté’ González, Messera, ‘Chirola’, el ‘Pampa’, Diego Alonso… Se había ido muy querido y había regresado con un sentido de pertenencia tremendo. A eso le sumamos gente que no había pasado por el club, pero sí identificados, como el ‘Gato’ Sessa. Además, había una camada de chicos que ya estaban jugando como Rinaudo, Cuevas y Aued y los que venían atrás: ‘Toti’ Chaves, el ‘Mono’ Monetti, Pablo De Blasis, la 89 que tantas satisfacciones nos dio y esa camada de nacidos y criados en Gimnasia con fuerza, coraje y amor tremendos”, recuerda el propio Mario Díaz.

Y resaltó que “además se sumó gente como por ejemplo Agüero y Maldonado que no conocían a Gimnasia y sin embargo me saco el sombrero por ellos dos, sobre todo el paraguayo. Aquel viernes 10 de julio en Luján, cuando el temor a perder la categoría era tremendo, me dijo ‘quédese tranquilo, el domingo ganamos 3 a 0’ y me dio un abrazo tan fuerte que jamás me lo voy a olvidar”. Todos hablamos de Niell o del centro de Luli, pero cuando salió Maldonado fue Agüero el único que se quedó en el fondo”.

“Ese plantel y con la cabeza del cuerpo técnico… escucharlo a Leo Madelón minutos antes de entrar te daba ganas de ponerte la camiseta y salir a jugar. Con pocas palabras, simples, te daba a entender que había una ciudad detrás de los 11 que salían a la cancha y que era un honor ponerse la camiseta de Gimnasia”, añadió el entonces coordinador.

Resumió que se trató de “un plantel con cosas muy fuertes y por eso se formó lo que se formó y por eso se logró ese objetivo. Era lo que el plantel, cuerpo técnico, dirigencia e hinchada se merecían. Se hizo un esfuerzo muy grande y fue un grandísimo honor para mí por poder vivirlo desde adentro. No era la obtención de un campeonato, pero sí salvar la categoría de esa forma, con un plantel hidalgo y heroico”.

Marito Díaz y Leo Madelón se meten a la cancha para gritar el tercer gol.


Foto Alex Meckert.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here