MAL PASO A NIVEL INTERNACIONAL

0
Versus Ponte Preta en la Sudamericana. Empate y prematura eliminación.

Cuando a Gimnasia le tocó estar en la última década en un torneo internacional, nunca pudo sacarle el importante rédito económico para las arcas del club, ya sea por problemas dirigenciales o un mal armado del plantel. En concreto, las más recientes participaciones terminaron de muy mala manera.

La última fue en el año 2017, en la Copa Sudamericana, quedando eliminado en  primera ronda a manos del equipo brasileño Ponte Preta. En ese entonces era dirigido por Gustavo Alfaro y ya conducido políticamente por Gabriel Pellegrino, en ninguno de los dos encuentros el Lobo pudo prevalecer.

En Brasil un chato 0 – 0, por lo que la definición quedaba en el Bosque y los triperos vivíamos con ilusión la posibilidad concreta de avanzar a la siguiente fase, pero el partido fue todo lo contrario, Gimnasia no impuso su juego y el conjunto carioca le convirtió un tanto que otorgaba ventaja por la condición de visitante, y en ese momento se le quemaron los papeles a Alfaro que, a pesar de lograr el empate, no le alcanzó y quedó eliminado.

Párrafo aparte para la movilización por parte del triperío, en la cual cerca de 2 mil personas viajaron en avión, auto y colectivos para poder estar frente a Ponte Preta en Campinas, São Paulo.

En 2014, luego del ascenso y la posterior pelea del campeonato, llegó a jugar una copa internacional después de siete años sin participaciones. En esta instancia le tocó con el clásico rival, una definición de ida y vuelta que definía quién iba a pasar a los octavos de final. Desde un primer momento se intentó poner la lupa en el estadio de 60 y 118, el Bosque era para la Conmebol un lugar inseguro para jugarse de noche y Estudiantes hacía fuerza para que se juegue en 25 y 32.

Luego de muchas idas y vueltas, se definió que el encuentro se iba a jugar en el Zerrillo pero a las 14 horas un día de semana. Un disparate que provocó mucho enojo ya que esa determinación dejaba gran parte de la masa societaria afuera. El Lobo jugó mejor y hasta tuvo la chance más clara en los pies de Pablo Vegetti, que tiró una chilena e Hilario Navarro sacó una pelota espectacular del ángulo. En el estadio provincial fue un partido aburrido, ninguno de los dos equipos le llevó peligro al otro y el gol llegó en una jugada desafortunada que Vera anticipo y le pegó con la nuca para darle la victoria por la mínima.

La Conmebol paga 250 mil dólares por cada partido de local, un dinero que los socios no sabemos de su finalidad. No se invirtió en infraestructura, ya que en el gobierno de Daniel Onofri fue cuando se finalizó la obra de la platea Néstor Basile, financiada por los socios en calidad de fideicomiso. La dirigencia no explicó en ningún balance qué es lo que se hizo con el pago de los dos partidos que se jugaron de local por partidos internacionales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here