USTED PREGUNTARÁ POR QUÉ CRECE GIMNASIA

0

Crece por el empuje de los hinchas. Así de simple y contundente.

Por alguna razón, nada es casual, Gimnasia fue el primer club en tener un día propio. Un día donde se festeja ser – y como en cada 3 de junio – y donde los triperos donan sangre.

Por alguna razón, aquel pibe de 17 años que un 13 de noviembre de 1977 observó las tribunas visitantes de la vieja cancha de Argentinos Juniors totalmente desbordadas de hinchas de Gimnasia, con gente en la calle que no pudo entrar, que apoyaban a un equipo que peleaba por no descender (y finalmente logró el objetivo), 42 años después, ya convertido en un dios terrenal, llamaría a Gimnasia para ofrecerse a ayudar. Sabía qué clase de apoyo tenía ese club en las malas.

Los hinchas, siempre los hinchas.

Manifestándose en la sede para proteger la localía; acercándose al estadio a pintar la tribuna; agrupándose para regalar juguetes, ropa, comida en los barrios más humildes; crear una manga con forma de lobo; levantar un buffet en el Bosquecito; diseñar y confeccionar una camiseta propia de los hinchas; crear un espacio para el museo; organizar una obra de teatro cuya recaudación ayude al futbol infantil y tantas otras cosas.

Aquellos que desplegaron en los 80’ la primera bandera gigante pintada del mundo, y los anteriores, y los que vienen llegando, tienen una identidad que une: fidelidad, pertenencia, bullicio y solidaridad. 

¿Usted sabe quiénes son Los Apóstoles del Bosque? Son hinchas de Gimnasia que trabajan, dan horas de su vida, su mayor esfuerzo, para que el Estadio propio se vea mejor. Gratis, sin nombres propios. Trabajan para que cuando volvamos a la cancha, su fachada, su ingreso, se vea mucho mejor. En tiempos donde muchos piden, critican lo que se les da, se quejan desde una pantalla, ellos dan.

Jorge Reina, quién dejó su cargo de vicepresidente por diferencias con Gabriel Pellegrino, llevó a cabo un aporte económico que permitió el avance de obras en nuestro estadio después de cuatro años, y esto, apuntalado por exjugadores que salieron de las inferiores del club y compraron palcos.

¿Usted sabe cuánto le cuesta a Gimnasia contratar al estudio arquitectónico “Diaz-Chiurazzi” para construir la extensión de la platea Néstor Basile y demás obras alrededor del perímetro del campo de juego en el predio del Bosque? Es altísimo el costo de un estudio arquitectónico tan prestigioso, con obras a nivel nacional e internacional, pero Luis y Teresa, son hinchas del Lobo y no le cobran nada al club. Luis Díaz pasa horas poniendo todo su saber, buscando la mejor manera de construir y renovar, es decir trabajando en base a lo que estudió y su experiencia, sin cobrar un peso, por amor a Gimnasia.

Los hinchas, esos miles que con esfuerzo siguieron pagando por meses la cuota de un club sin actividades ni fútbol, todo por amor a Gimnasia, con una gestión que no los participa, sólo les pide que paguen, una gestión que no fue capaz de darle ni un tapabocas a sus socios vitalicios, que informa poco y no les consulta nada. Esos hinchas, los de la camiseta, los que quieren un club siempre masivo, solidario y que forme equipos con identidad propia, con nuevos “Chirolas” y “Messeras”, esos son la mano de obra, son el empuje, el motor de todo crecimiento. Son los militantes de un Gimnasia grande.

Apóstoles del Bosque en pleno trabajo en la fachada de ingreso al estadio.
La obra de la extensión de la Platea H Néstor Basile avanza, ya se colocaron las primeras columnas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here