¡GINASIÁ!: LUZCA EL SOL O NO

0

El ilustrador Juan Maldonado, pieza fundamental en la historia de esta revista y actual integrante del Frente de Artistas Triperos, rememora algunas portadas y pondera el valor del trabajo a pulmón y el amor a estos colores, por sobre todas las cosas.

“Teníamos que resolver con lo que había; con fotos sacadas por nosotros o bien usando alguna de buena calidad. La temática venía y había una búsqueda del valor agregado en cuanto al diseño o a la propia ilustración, que no sea la típica revista de fútbol tradicional”.

Así, el talentoso dibujante y diseñador gráfico Juan Maldonado resume el concepto fundacional de Revista Ginasiá en cuanto a las imágenes.

“Coincidió con mi época de la Facultad de Bellas Artes y de alguna manera también aplicaba los conocimientos en la publicación. Una época hermosa y caótica. Todo había que resolverlo en muy poco tiempo, sumado a que empecé a trabajar; o sea, era estar sin dormir en una noche para llegar a la entrega. Renegábamos, sí, pero le tengo mucho cariño a toda esa etapa”, añade.

También se encarga de ponderar la “búsqueda estética” en todos los casos y que “siempre” esté la gente de Gimnasia como referencia. “No era de fútbol la revista, era hacer foco en el pueblo tripero”, asevera. Además, destaca el poder haber contado con “un buen banco de imágenes propias, en una época donde no proliferaban tanto como ahora”.

Del mismo modo, celebra haber podido consolidar el “lenguaje” de la publicación surgida en 2009, acompañando a Fercho Domínguez, Rafa Ton, Pato Nicolini y Marcelo Zilla, entre otros colaboradores.

“Fue todo una búsqueda de lograr algo estético y como en todos lados, en la medida que lo vas desarrollando va encontrando su diseño, su marca. Creo que se logró. Le guardo mucho cariño a las tapas, sobre todo por cómo salía, la dinámica de trabajo: a lo Gimnasia, cada uno con sus recursos trataba de hacer bello lo que podía”, acota, teniendo en cuenta la premisa que más allá del rubro de cada quien, sea escritor, periodista, diseñador o dibujante, ante todo, prevalece la cualidad de ser triperos en primer lugar.

“La de Chirola creo que es la mejor, conceptualmente, por el alma de guerrero y además porque es él, para nosotros significa mucho más que un jugador. Recuerdo una de Rinaudo qué también quedó bien, suplantando la pelota por parte del escudo.

El cariño es más hacia ese momento y al laburo que hicimos, obvio, a pulmón, y salía muy dignamente con los escasos recursos con los que se contaba, teniendo en cuenta que apenas se llegaba a juntar para la próxima revista. Además, era un momento de transición entre el papel y lo digital, ahora está mucho más desarrollado claramente, pero las redes no era lo que son ahora, era otra comunicación. En lo personal me sirvió para aprender muchísimo”, sentencia.

Por otra parte, al referirse al Frente de Artistas Triperos menciona que “esa es una denominación, pero la idea viene de muchos años entre los que pintamos, de nuestra generación”.

“Los muralistas siempre dijimos que había que organizarse, de alguna manera estamos en eso y el poner como un frente es para militar, que se sume gente. La Plata es una ciudad cuna de artistas y el Lobo es un lugar donde confluyen y hay gente que quizás no es muy del día a día del Club, pero sí se acerca por este palo”, prosigue Maldonado.

Y sentencia: “no es una organización, pero sí es como un sello. Es una idea que está abierta. Se hacen un montón de cosas, todos en contacto y supimos confluir en los festivales artísticos que se hicieron y salimos hacia otras disciplinas… plástica, pintura, música, siempre con vocación frentista y tripera”.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here