SOMOS GIMNASIA

0
La lleva Matías Melluso. Discreta tarde del equipo en Junín (@gimnasiaoficial).-

Gimnasia no jugó bien. Aunque haya merecido un poco más por las ocasiones generadas, ya no hay excusas que valgan y sería una falta de respeto a la investidura y la capacidad de la dupla técnica ser condescendientes. Con altura, pero sin atenuantes.

Gimnasia debió ganarle a Sarmiento de Junín. Un equipo inferior en todos los aspectos. Individuales, colectivos, técnicos, tácticos, etcétera.

El derrotero del Lobo en esta Copa de la Liga Profesional está claro que fue irregular. Naturalmente por las vicisitudes tan particulares que aquejan a la sociedad en su conjunto pero no muy detrás por los altibajos en el rendimiento particular y decisiones tácticas de trazo grueso.

Se cumplió con una exigencia de antaño muy postergada: volver a hacerse fuerte de local. Si bien se perdieron algunos puntos, los “ganables” en el Bosque, se ganaron. No así los “ganables” de visitante, donde no se hicieron buenos partidos.

No por insensible ni falta de comprensión es que sumamos críticas al rendimiento de Gimnasia. Más allá de los contagios masivos y la disparidad de entrenamientos en el plantel. Todo lo contrario. Porque conocemos y se han demostrado aptitudes en jugadores y cuerpo técnico es que se les exige más.

Sería un error propio –y reiterado– del triperío bajar la vara ante las circunstancias. Con un plantel corto y un cuerpo técnico “interino” se logró un buen rendimiento y muy interesantes apariciones, una actitud necesaria y una comprensión cabal de la idea. Por eso mismo es que cuando el equipo se aleja de ese camino no se lo puede dejar de señalar.

“Y bueno viste… el covid, las lesiones, más no se puede”. Es el análisis general. Lejos de lo mismo, intentamos buenamente imponer confianza y valoración en el trabajo realizado y del material a disposición.

No ganarle a Sarmiento de Junín está mal y no hay excusas. Inventarlas es auto infringirse un daño peligroso de cara a lo que viene, porque desconfiando del plantel y diciendo que no está a la altura, no habría posibilidad de reforzarlo sino sólo de reemplazarlo.

El plantel y el cuerpo técnico actuales están a la altura de un Gimnasia que debiera estar entre los cuatro primeros de la zona. Si partimos de esa base, las aspiraciones en la próxima competencia no serán menores sino que buscarán un objetivo más alto.

Se ha acumulado una cantidad de trabajo, de horas de vuelo por las cuales a Mariano Messera y a Leandro Martini, a los 11 que salen a la cancha y a buena parte de los que esperan en el banco se les puede exigir –con criterio, respetuosamente y de manera constructiva– ciertos resultados o cierto funcionamiento. Y cuando se dan partidos como el de este lunes en Junín, su propia capacidad como entrenadores nos exige hacerles saber la falta. De no hacerlo caeríamos en el triste y tan escuchado “más no les puedo pedir…” que tantas frustraciones nos ha impuesto.

Gimnasia jugó mal y, aunque generó más chances, el merecimiento no alcanza y se debió ganar.

Hay con qué y además nuestro Club tiene la responsabilidad de entrar en competencia. Somos Gimnasia.

Lautaro Fernández Elem.-

Weingandt no repitió las buenas actuaciones que venía teniendo.
La lleva Matías Melluso. Discreta tarde del equipo en Junín (@gimnasiaoficial).-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here