IR PARA ADELANTE

0
Paolo Golz, baluarte de la defensa (foto: @gimnasiaoficial).-

Yo me imagino, ¿por qué no? esta conversación luego de aquel doloroso empate contra Patronato en el Bosque. Es una licencia literaria, no se la tomen muy en serio:

– Gallego ¿cómo querés ganar?

– Es difícil Diego, el fútbol argentino cambió mucho, el resultado es muy exigente y viste cómo se dan los partidos…

– No me macanees. Para ganar hay que ir para adelante ¿por qué no vamos para adelante? Yo tengo 40 años en esto y me duele la rodilla pero lo veo. Hay que ir a atacar, a meter goles, mirá el hambre que tienen estos chicos.

– Está bien, Diego.

No sé si fue así, probablemente no. El asunto es que Méndez tuvo hace meses el giro ofensivo que le faltó a su carrera como jugador y a su aún breve trayectoria en Gimnasia. Se animó, empezó a atacar para defender mejor. Gran valor no perdido pero que sí mostró algunas falencias. Y que –aunque le haremos varias críticas- desde aquí, lo militamos.

El Gallego Méndez desandó en pocos minutos la enorme expectativa que había generado Gimnasia durante casi dos partidos. Un equipo fuerte, con iniciativa, con vocación ofensiva pero que reitera errores en el orden defensivo. Sumada esta vez, la distracción. Pecado capital en nuestro fútbol argentino.

La volea de cara interna que habilita a Contín para encarar hacia el arco es una muestra más de la calidad de Víctor Ayala, más elocuente incluso que su fierrazo a rastrón al palo derecho de Cambeses. Una lectura veloz y una ejecución precisa, características que el paraguayo desplegaba más a menudo y que ahora nos deleita en algunos arranques de emoción.

Un buen planteo. Un mediocampo fuerte y un ataque pujante, como con Patronato, como contra Vélez. También con Huracán. La sorpresa de Weingandt, los desbordes de Carbonero que reutiliza la vieja figura del wing derecho. Ese mismo que ataca rápido y por afuera y que necesita una medida cautelar del juez Rafecas para retroceder a marcar. Matías García se puso el traje de Maxi Meza en su mejor época, encarando pelota al pie directo al arco. Maxi Coronel encontró por fin una pareja central y un arquero de su edad que lo ordenen como es debido. En las últimas temporadas siempre fue él la voz cantante de la defensa, teniendo que lidiar con su propio desorden. Torsiglieri fue una luz de esperanza en voz de mando pero que lamentablemente voló bajo y sufrió los peores momentos del Indio Ortiz.

Se controló bien al Globo, que supo cómo reinventarse dentro del partido para aprovechar las bandas, pero que encontró en la distracción evidente de Harrison Mancilla una diana a dónde apuntar. Mismo error en el segundo gol tripero y en el solitario cabezazo de Cordero.

Ahora bien. La falta de marca puede ser un problema, mas no el problema. Otra vez al igual que en las fechas 1 y 2 –sólo que con Vélez más evidente por el rival– Gimnasia desordena a su doble cinco y queda mal parado en el retroceso en el segundo tiempo. Los vaivenes propios de un partido roto donde el mediocampo es zona de paso, extravían a la dupla Mancilla-Ayala, lo cual es un despiste que sólo se resuelve con varios fouls cerca del área o en un mano a mano como el que aprovechó Chávez luego de una acertada pelota de Garro que cabe destacar que tuvo un buen partido. La gestión de Garro hizo daño en La Plata.

Eric Ramírez es muy importante entrando desde el banco. Aleman, no. Ni hablar Lucas Barrios que perdió el esplendor que otrora supo tener. No comparto, pero quizás comprendo la exigencia “tácita” que debe pesar en Méndez-González para tirarlos a la cancha: por una cuestión de experiencia, valor específico y fundamentalmente oportunidades para redimirse de acciones pasadas.

Huracán es un equipo ciclotímico durante los últimos años, esta vez supo reinventar su propio partido y se aprovechó de las grietas que no puede aún tapar el tripero.

El Lobo sigue dando pelea, no está perdida ni mucho menos la clasificación, aunque desandó con algunos minutos fatídicos como los últimos con Vélez y los últimos con Huracán la expectativa de victorias contundentes. Importante trabajo el de Maradona-Méndez-González que va en el buen camino, que no es otro –y nunca debió serlo– que el camino del fútbol ofensivo.

Lautaro Fernández Elem.-

Paolo Golz, baluarte de la defensa (foto: @gimnasiaoficial).-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here