MENTIROSO, MENTIROSO

0

Gimnasia es noticia nuevamente por el escándalo montado sobre la falsa renuncia de Pellegrino y no por ser puntero de su grupo. El periodista Javier Garbulsky resumió lo que pasó al recordar lo que le dijo una vez el colega Horacio García Blanco: «Todas las renuncias son indeclinables. Si no lo son, no es una renuncia, es un chantaje».

Arrebatos de euforia, enojos, divisiones internas y malos resultados deportivos son los síntomas que se repiten en Gimnasia en los últimos años a nivel dirigencial. El proceso político que se inició en 2016 no cumplió ninguna promesa. No se triplicaron los socios, no hubo grandes obras ni aparecieron resultados positivos. Eso sí: destrozaron el promedio mientras iban alternando distintos “conventilleríos” en los medios de comunicación.

El Decano de América tiene todo para ser cada vez más grande, miles de hinchas, potenciales socios, un lugar en el mundo donde crecer, el llamado de Maradona y el romance muy genuino entre hinchas y cuerpo técnico. El Gimnasia que salta provocando terremotos, dona sangre en sus fechas patrias, el que fue de gira a Europa y le ganó allí al Barcelona y al Real Madrid, el que produce películas, una obra teatral de hinchas en beneficio a las inferiores que llenó teatros, el que tiene su filial de Héroes de Malvinas, el que lo hacía llamar a Favaloro desde Estados Unidos para ver como salió, es algo muy serio para tomárselo a la ligera.

Gimnasia es el club que cada vez que sus equipos tenían una parada brava fueron acompañados por una multitud, el de la caravana de 15.000 hinchas al mítico Gigante de Arroyito y el que enloqueció con la hazaña contra Rafaela cuando ya todos lo daban por muerto. Es el campeón del ascenso en 1952, el campeón de la Copa Centenario, el campeón del 29, el Expreso del 33, el Lobo del 62, el que peleaba campeonatos con Griguol y con Troglio. El de ¡Arriba Gimnasia! ¡Siempre!

Gimnasia es el club donde creció Chirola Romero, donde el Pampa Sosa y el Turbo Vargas fueron goleadores de torneos, el club que festeja su propio día cada 10 de diciembre. Gimnasia es demasiado grande para tanto manoseo.

Pasó un día de la recorrida por distintos medios mintiendo y simulando una falsa renuncia indeclinable, mientras los medios albirrojos se hacían un festín. El portal Agencia Nova llegó a hablar de que la renuncia es por una causa judicial relacionada a la venta de remedios oncológicos.

Ahora Gabriel Pellegrino, en solo 24 horas, dice que vuelve a ser lo que no quería ayer, vuelve a agarrarse con fuerza al juguete que ayer tiraba, vuelve a ocupar el cargo más importante y honorable al que puede aspirar un hincha y socio: la presidencia de Gimnasia.

Gabriel Pellegrino en 2019, cuando anunciaba la salida de Diego Maradona.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here