“EL CENTENARIO DEL BOSQUE CON MARADONA”

0
Rafael Ton.

Fundador de “Mundo Lobo” aquel grupo que bajaba línea y militaba por la defensa y renovación del Estadio del Bosque, allá por el duro exilio de 2006. Fue parte del equipo que guiaba la doctora Andrea Celi y que desarrolló la primera página oficial de un club de fútbol platense. Autor de “La Patria Gimnasista” un espectáculo que llegó a presentarse en la sede a total beneficio del predio de 60 y 118 y luego fue un libro. Integrante de Centinelas del Bosque. Acompañó a su amigo Fercho Domínguez en “Todo Gimnasia TV”, la publicación “Ginasiá!” junto a Juan Maldonado y Marcelo Zilla, entre otros y, también, en el partido homenaje a Carlos Timoteo Griguol. Autor del libro -agotado- “Leyendas del Bosque”. Participó como presentador de la obra “Vení que te cuento” de Marito Díaz. Pinta cuadros con lobitos para sus amigos. Fue amigo personal de Néstor Basile y parte del staff de la mítica “Tribuna Gimnasista” (en el periódico y el programa de radio). Co-autor del libro “Néstor Basile, profeta en su tierra”.  Con ustedes: Rafael Ton.

“En todas las Tribuna Gimnasista solamente una vez Néstor Basile cedió la editorial. En cuanto a Gimnasia, no tengo mayor lauro. El recordar todo lo que compartí con Néstor me sigue emocionando. Indica el valor de alguien que no pasó en vano, dejó enseñanzas y muchas sonrisas al evocarlo. Muchas de nuestras charlas comenzaban después de cenar y terminaban al amanecer. Nunca faltó la risa, aun en malos momentos. Y no hablábamos solamente de Gimnasia, también mucho de política, de cine, de libros, de vivencias de cada uno. Su postura en contra del sectarismo, el apuntar al plural y lo colectivo y no la meta individual, siempre fueron charlas enriquecedoras.

Junto a Néstor Basile.

Viví en su casa, junto a su familia, un hombre sin dobleces. Gran lector. Fue nuestro Arturo Jauretche. Una persona que sembró un Bosque. Primero escuchaba, siempre. Hoy todos se codean a ver quién pone la primera foto en Instagram, quién opina o hace el primer chiste del tema que venga, Néstor era la contracara de esto, él siempre primero escuchaba.

Sobre esos tiempos pasados de Gimnasia, ¿qué es lo que más añorás?

¡El poder ir de visitante! Esa sensación de llegar en masa, cantando, inquietando, a veces sorprendiendo, como aquella vez frente a Ferro, en la Bombonera cuando no esperaban tanta gente de Gimnasia y se quedaron sin entradas para vender. Y la policía no podía parar a la turba que saltaba sobre los molinetes. Pero siempre ganábamos. Digo esto porque podía perder el equipo en el Ducó o podía ser una gran victoria, como frente a Boca en Liniers con gol de Guerra o cualquier resultado, pero siempre algo bueno rescatábamos para contar, para reír, la cancha era una aventura, no era mirar la serie, era vivirla.

También, claro, añoro algo que se perdió, no en Gimnasia, sino en el fútbol argentino, el “diálogo” en canciones entre hinchadas, de tribuna a tribuna, las cargadas. Era algo mucho más placentero que estos monólogos. Tras aquel asesinato de un hincha de Lanús en el estadio ciudad de La Plata se dictaminó que no hubiera más visitantes, y el castigo fue para todos los hinchas. Por razones que seguramente merecen investigación y estudio, pero la cuestión que el fútbol argentino perdió una parte de su identidad.

Atento a este “caldo de cultivo”, ¿qué es entonces lo que más te inquieta del futuro?

Pensar qué los más chicos no puedan vivir aquello de copar la tribuna visitante en un clásico, por ejemplo, la fiesta previa, los gritos cuando había que ser locales aunque no sea el Bosque. Que Gimnasia se deje de vivir como algo religioso, donde es sagrada la camiseta, donde nos cuidamos unos a otros, donde el Templo está en el Bosque y donde queremos un equipo del semillero, muchos “Chirolas” más “Pampas” en lugar de refuerzos. Gimnasia tiene que ser un club formador de jugadores.

¿Qué cambiarías de Gimnasia?

Que no discutamos tanto entre nosotros. Somos temperamentales, pasionales, y eso es genial, pero a veces nos olvidamos que el competidor que tenemos que vencer es otro. Cuidarnos y cuidar lo nuestro, el Martin Fierro lo enseña bien, cuando los hermanos se pelean, ya se sabe… Llevábamos 10 años sin perder un solo clásico en nuestro Bosque, en 20 años solo habíamos perdido dos en 60 y 118, la mayor racha sin perder un clásico era nuestra, pero nos hicieron salir de nuestra casa, nos decían que nunca iban a darnos las tierras, que nunca íbamos a poder construir una tribuna de cemento nueva, el tiempo demostró quienes se equivocaban. Pero los resultados en los clásicos en 25 y 32 hablan por sí solos, y más allá de eso, perdimos algo más que la localía, algo se desmembró, se descuidó lo propio para alquilar un escenario modelado por el club rival. Hoy todo eso se tiene que recuperar, reconstruir nuestro potencial, pero para eso tenemos que trabajar unidos. Tenemos ese problema de los enconos personales y de no valorizar lo nuestro. Muchas veces nosotros mismos no hemos sabido valorar los dos torneos de primera, lo que produce nuestra hinchada, el Bosquecito. Te doy un ejemplo, el arquitecto Luis Díaz, durante la gestión de Daniel Onofri, dejó un estadio con las bases de una bandeja alta, la única tribuna alta en La Plata. Si fuera otro club algunos medios lo publicitarían. Nosotros no lo supimos aprovechar. Y esa pasión nos lleva a decir a veces: “Nunca tenemos suerte”. “Siempre pasa algo”. “Ninguna comisión hizo nada”. Y no es así. Qué la suerte es esquiva es cierto, pero no es una regla fija e inamovible.

Junto al arquitecto Díaz y el grupo Compromiso Gimnasista.

El club tuvo etapas mejores y peores, algunas comisiones hicieron crecer a Gimnasia y otros dejaron muy poco. Pero creo que hay que utilizar la balanza. No siempre pasa algo malo, en la hazaña contra Rafaela faltaba media hora y teníamos que hacer tres goles, ya estábamos en la B… Entre 1993 y 1994, eliminamos al clásico rival y después salimos campeones invictos de la Copa Centenario frente a River. Una etapa donde no perdimos ningún clásico y ganamos tres de los cinco encuentros, empujando al club vecino a su tercer descenso. Dos años que cualquier hinchada quisiera vivir ¿A qué hinchada no le gustaría contar que su club participó en una gira por Europa y le ganó allá al Barcelona, por ejemplo? Pero no valoramos lo nuestro.

¿Un presidente que creas que se destacó?

No creo en el individualismo. Eso de un presidente, sin ver quien lo acompañaba, el contexto. Si creo en los liderazgos y que, lamentablemente, eso no abunda. Si leemos el libro de Diego Maradona “Mi mundial, así ganamos la copa” certificamos quién fue el líder de ese grupo, más allá de su talento mágico. Podes ser un jugadorazo, pero no te garantiza ser líder y despertar en tu equipo la fuerza para pelear más allá de lo esperable. Lo mismo en Gimnasia. Qué tengas billetera grande no quiere decir que sepas de fútbol. Sí no conocés el club, su historia, su idiosincrasia, su gente, podes estancar obras y destrozar un promedio, sobre todo si no sabes escuchar y si crees que porque tu empresa anduvo bien, a Gimnasia lo vas a sacar campeón… Lo hemos sufrido eso. Lo bueno sería liderar y trabajar para crear un club social, solidario, masivo que sea capaz de generar equipos que peleen campeonatos. Si la meta se limita a “traer refuerzos a ver si la pego”… ya sabemos lo que pasa. Lo ideal sería un líder que arme equipos dirigenciales o un armado de agrupaciones donde se trabaje y conozcan áreas vitales del club. Un presidente no puede estar en todo en un club con tantas sedes, tantos socios, historia, pasión, deportes y muchos etcéteras. Tenemos que dejar enconos entre nosotros, y rescatar lo bueno, y sobre eso trabajar, superarse. Bajo la gestión de Héctor Domínguez Gimnasia jugó la Copa Libertadores en el 2003, el estadio rebalsó, le ganamos 5 a 1 a Alianza Lima de Perú, esa noche se inauguraban luces nuevas. Fue una fiesta del principio al fin ¿Eso no vale porque no se llegó a ganarla?… Algo se hizo bien, tomemos eso. Walter Gisande se fue mal por el tema del “Moncho” Fernández principalmente, pero ganamos dos finales de promoción, ganamos el clásico, se volvió al Bosque, se consiguió una pretemporada en México, la coordinación del futbol profesional era excelente, y mirá que el paso de Diego Cocca para mí fue nefasto, pero… hubo cosas que salieron bien.

Junto a Chirola Romero.

Hay que parar de tirar todo y empezar de nuevo en cada ciclo. Hay que revisar la historia para mejorarla, si no al club se le hará muy difícil avanzar. A Daniel Onofri los socios, enojados, tuvimos que presentarle a Luis Díaz y su proyecto de ampliación, seguro, pero después lo llevo de vice, enmendó el error y donde había un hueco se levantó una tribuna nueva, con el aporte de los hinchas por supuesto, pero se hizo. Revisemos: ¿Qué promedio tenía Gimnasia cuando se fue Onofri? ¿Qué obra quedaba pendiente? Me gusta mucho eso que se dice sobre Maradona: “lo quiero por lo que hizo por nosotros, no por lo que hace con su vida”. Creo que es aplicable a Gimnasia, a la política, el arte. No me importa lo que unos boludos me cuentan de la vida privada de una actriz o de un director de cine, yo valoro y celebro las películas, las historias que sirven para pensar y emocionarse. Esto, se entiende, claro con límites, no estamos hablando de torturadores, pedófilos o genocidas. Los políticos lo mismo, no me importa lo que digan los medios, los chismes, yo voy, compruebo por mí mismo y veo si levantó o no una universidad, un hospital, un tren nuevo, comparo el sueldo mínimo de nuestro país con el resto de Sudamérica, o me fijo que leyes defendió, a favor de quiénes y si nos endeudó con el exterior o no. No me importa si usan ropa cara, si se publican sospechas de los medios que comunican según sus propios intereses, si me cuentan lo que le contaron lo que justo nadie sabe, no me importa. Y si me dicen que alguien cometió un delito, sea jugador de fútbol, político o artista, que se compruebe primero, porque errores tenemos todos. Pero creo que lo más inteligente es rescatar los aciertos y usarlos para que Gimnasia crezca. Más socios, más obras, mejorar el semillero, eso trae más alegrías que tristezas.

Superar los enconos y ponernos de acuerdo con las metas en Gimnasia no es fácil…

Todos tenemos nuestra manera de ver, lo que para algunos son los elementos indispensables y urgentes para que Gimnasia mejore, para otros quizás no lo sean tanto. Por eso hay que empezar a escuchar más, creo yo. Pero no a los que piden situaciones mágicas o mesías ricos. Dicen que Alejandro Magno hizo construir la ciudad de Alejandría en tiempo récord. Cuando le preguntaron cómo lo había logrado explicó que escuchar había escuchado a todos pero que había dejado de lado a los que protestaban y a los que hablaban mal de los demás. Por eso creo que hay que escuchar mientras se apuntala cada vez más el semillero ¿La mayoría de la gente precisa gimnasios? Hagamos gimnasios ¿Piden una cuota más accesible para la periferia, Ensenada o Berisso por el traslado? Trabajemos en eso ¿Se quejan por el diseño y costo de la camiseta? Cuando la empresa envía los modelos, respetando los colores y formas, se exhiben durante una semana en la sede, los socios votan y se busca un precio bajo ¿Los demás no lo hacen? No nos tienen que importar: ¡Gimnasia es distinto a todos, señores!

La Patria Gimnasista.

Se calcula que una pileta techada multiplica socios: formemos un grupo para eso. Los socios necesitan un resto bar popular en el predio del Bosque, abierto a la comunidad y que se pueda alquilar para eventos, vamos a buscar a quienes pueden ayudar. Al menos ese es mi pensamiento. Cada grupo político que apadrine un área, si se destaca, ganan reconocimiento y gana Gimnasia. Falta poco para el centenario del Estadio del Bosque. A ver qué agrupación o agrupaciones en conjunto llaman a Luis Díaz, es decir respetando la historia, y se ponen al hombro el buscar fondos y hacer obras, desde ahora, para un festejo como el estadio del club decano del fútbol argentino merece. Proyecto y laburo concreto, porque en campaña se puede prometer que vas a duplicar socios, que vas a terminar la platea Basile, pero cuando llegás, las deudas urgentes y el primer equipo suelen ocupar todo. Mejor demostrar antes la capacidad ¿no? El mecanismo presidencialista, creo, no dio buenos resultados. Ojalá que primero se formen grupos que demuestren obras concretas. ¿Qué mejor campaña que esa? Y nada de listas negras, directivos que estuvieron que también integren. Sumemos jóvenes y gente de material de consulta, con experiencia. Ojo. Yo no digo olvidar. Si hubo un presidente que su mandato terminó en descenso y que por una pelea con los jugadores se perdió la oportunidad de salir campeón, no lo voy a llamar para pedirle consejo sobre fútbol. Si un presidente se negó a dar asambleas para temas importantes, no le voy a preguntar cómo se trata o se da participación al socio. Eso está claro. Creo que estamos de acuerdo que si el futbol anda bien, el resto de las disciplinas andará mejor porque el aporte del fútbol puede ser gigante y hay que bancar a los deportistas que nos honran y darle reconocimiento y beneficios a los socios que siempre apoyan, que ambos tengan nuevos y mejores espacios. Si alguien agarró un Bosquecito donde el buffet estaba destruido, y levantó un  espacio equipado que todavía se usa, hay que ser humildes e ir a preguntarle cómo se hizo. Cuanta gente se necesitó. Y así en todo ¿Quiénes y cómo levantaron el jardín de infantes del club? Vamos a verlos y escucharlos ¿Quién organizó un partido o evento grande y recaudó para obras en el club? Vamos a escucharlo y sumarlo. Y así. Para mí no sirve que uno solo decida y el riesgo lo corra el club. Creo que hay una locura muy grande, viene una persona con la billetera en la mano, pone plata para jugadores, no rinden, Gimnasia cae en el promedio y encima el club le debe dinero a esa persona… No tiene lógica. Es como que venga un arquitecto para techar tu casa, elija él los materiales, compre vigas pesadísimas y caras para tu presupuesto, y cuando el techo se desmorona, se va pero te exige que le pagues la plata que puso para los materiales que generaron el daño. Al menos ¡hacete cargo! si sale mal, sale mal para los dos, que no pierda solamente Gimnasia.

¿Qué opinión tenés de los periodistas deportivos?

Admiro a Ángela Lerena a nivel nacional y a un periodista e historiador de excepción, autor del libro “Héroes de tiento”, Carlos Aira que conduce un programa de futbol excelente “Abrí la cancha” en Radio Gráfica. En La Plata me gusta mucho el laburo de Damián Zárate, no sólo se destaca en lo deportivo pero en cuanto a fútbol, me gustan mucho sus entrevistas. Dejo de lado, claro, a Facu Aché un faro en Estancia Chica, es alguien que fue más allá de su profesión y en silencio hizo y hace mucho por el club. Y, claro, aplaudo a los medios partidarios, mucha gente joven que se necesita, ellos nos ayudan mucho a los hinchas a informarnos sobre lo que pasa en el club. Me encantó el libro de Piru Ferreira por ejemplo pero creo que tu pregunta va por otro lado. Vos en realidad me preguntás por aquellos que son los famosos en los canales deportivos cipayos. Te digo: me dan asco los que veneran el fútbol extranjero y no saben ni muestran que pasa en las inferiores de nuestros clubes. Los que solo ven jugadores e ignoran el trabajo social de los clubes, sus deportes amateurs, sus asambleas democráticas, sus movidas culturales, el color de las hinchadas y sólo hablan de esos temas cuando hay incidentes. Entre esos yuppies y yo hay algo personal, me refiero a esos sabiondos de la pelotita que si un hincha desde la tribuna escupe un jugador rival en un córner, pide cadena perpetua pero si un técnico le da agua contaminada a un rival, entonces se babea de la risa y lo adula en cámara. Esa hipocresía, esa doble vara me repugna. Porque aun estando ambas cosas mal, ciertos cargos representan más responsabilidades y ellos enseñan a “pegarle” al más débil, al desconocido y después van a pasarle la toalla por la espalda a los famosos, a festejarle todo lo que hagan con tal de hacerles una publicidad, porque no son entrevistas son propagandas cholulas. Esto viene de años, intentar hacernos creer que los clubes argentinos que creamos la materia prima, estamos debajo de quienes necesitan comprar nuestros jugadores para poder tener buenos equipos. Es toda una filosofía de que vale más el que tiene más plata y no la comparto.

Estás por editar un libro sobre leyendas antiguas… Vamos por una pregunta literaria. ¿Qué metáfora se te ocurre sobre Gimnasia, sin nombrar un lobo, ni los hinchas, ni el Bosque?

Llega a un puerto un barco de enormes banderas blancas y azules, las tres ciudades cercanas al puerto se estremecen, un terremoto sacude todo. Bajan del barco una horda de piratas, enormes dragones que tiran fuego donde viajan valientes Khaleesis y Aryas Stark, y pequeños duendes que hacen magia. Muchos Don Quijote y muchos Sancho Panza. Baja el pogo de los Redondos, bajan rolingas y príncipes que prefieren ser plebeyos, cargando ollas para darle de comer a quien lo necesite. Baja la madre de la reina rodeada de todos los peones que se convierten en lobizones, bajan donantes compulsivos de sangre azul. Están ahí hermanos que se hermanaron al compartir un mismo amor. Bajan todos estos locos y hay fuegos artificiales en el cielo estrellado pero sin ruidos, solamente gritos de canciones y mucha fiesta, no tanto por lo que tenemos, no por las veces que nos tocó ganar, festejamos por cómo somos, cómo vivimos.

Hablaste del centenario del Bosque ¿Cómo te gustaría que estuviera el club en ese año?

Hace un tiempo te hubiera contestado con el “Tornado” Diego Alonso de DT, realmente lo admiro al uruguayo. Ahora te digo con Maradona conduciendo un equipo íntegramente salido del semillero, peleando arriba. “Chirola” Romero sería uno de los integrantes del departamento de fútbol, el “Pampa” Sosa también.

Marito Díaz, el Pampa Sosa y Rafa Ton.

El estadio con el polideportivo terminado, arriba un mástil, aquel proyecto del genio de Luis Díaz, con la bandera que se ilumina los sábados y domingos a las 22:22 horas. El predio de 60 y 118 con la pileta techada, con gimnasios amplios, con un resto bar bien popular. El Bosquecito con muchos pibitos jugando al fútbol, buena luminaria, y en el espacio de hockey, su propio vestuario y los sanitarios cerca. Estancia Chica con juegos, toboganes y piletas, azules y blancas, siendo el epicentro de vacaciones populares en verano, descuento del 50 % a los socios. En la sede: oficinas, nuestras y en alquiler, un estacionamiento más grande, un cine, el archivo histórico y un local donde los socios e hinchas encuentren de todo a buen precio, no pocas cosas muy caras, todo lo contrario, que haya peluches de lobos con camiseta para los socios al minuto, juegos, vasos, libros, útiles escolares y las camisetas al mejor precio, las nuevas y las antiguas, todos los talles…

Diego Alonso con su ejemplar de «Leyendas del Bosque».

Rafael Ton.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here