MORANT EVOCÓ A DOS CAMPEONES CON EL LOBO

0
Inolvidable. 30 de enero de 1994.-

El ‘Flaco’ subrayó la importancia del único título oficial de Gimnasia en la era profesional y no obvió ponderar las figuras de Hugo Romeo Guerra y Roberto Perfumo, goleador y DT del equipo que derrotó a River en la histórica final. También habló de la necesidad de volver a nutrir al primer equipo con valores del semillero.

El exdefensor de Gimnasia y Esgrima La Plata, Pablo Javier Morant, pieza clave del equipo en la fructífera década del 90, puso en valor la obtención de la Copa Centenario, único título oficial en nuestra historia.

“Aquel con River fue un partido histórico. En definitiva, contábamos con el título del año 1929, en la era amateur y en ese momento era la oportunidad más concreta en la era profesional. Terminamos jugando de local… una fecha compleja, 30 de enero, muchísimo calor y la cancha que explotaba”, reseñó el ‘Flaco’ durante una entrevista con la tira deportiva de Radio La Red.

También recordó que “en jerarquía individual, River era superior a nosotros: Ortega, Goycochea, Hernán Díaz, Crespo, ‘Carucha’ Corti… en los papeles era mucho más candidato que nosotros”.

“Fue clave lo del ‘Lolo’ Lavallén porque era un penal muy difícil de atajar, con un ejecutante que le pegaba muy fuerte y turnaba en pegarle fuerte al medio o tocarla. Fue un tremendo remate y es difícil para el arquero elegir el medio, se arriesgó y así y todo la desvío y pegó en el travesaño”, prosiguió Morant en torno al punto de quiebre en ese partido definitorio.

Cuando fue consultado por la falta de reconocimiento a ese certamen, pese a estar validado como oficial, consideró que “es el folklore del fútbol argentino. Está oficializado como tantos que ganaron Boca o River. Es prácticamente como la Copa Argentina o Copa de la Superliga más bien, porque sólo jugaban equipos de primera. Hoy se le daría otro valor”.

“Quiero tener un recuerdo para Roberto Perfumo y Huguito Guerra”, enfatizó, al recordar a los fallecidos DT y delantero, respectivamente.

Luego precisó que “todo el torneo fue con Ramacciotti-Sbrissa, nos fue muy bien en el año y al final no siguieron por diferencias con la dirigencia y terminamos jugando la final con Roberto”.

“Luego con ese mismo equipo, de la mano de Guillermo, que creo que fue el jugador más importante en la historia de Gimnasia, llegamos al 95 y al 96 fuimos subcampeones, no pudimos coronarlos pero hubo cambio de mentalidad: de pelear a descensos a pelear torneos”, agregó Morant.

“No es lo que sucede hoy en día, en el 93 jugamos con un equipo y en el 95 era casi el mismo; la defensa Morant, Ortiz, Sanguinetti, Dopazo duró unos cinco años”, ejemplificó y también elogió al gran docente que tuvo la institución durante varias etapas: Carlos Timoteo Griguol.

Luego, como excoordinador de las inferiores durante cinco años, destacó haber podido tener “tres representantes en la final más importante del fútbol argentino: Casco, Nacho Fernández y Magallán”.

Finalmente, instó a “retomar la senda de la formación, que sean equipos realmente competitivos y que el Club apunte a retener”.

“Si te ponés a pensar los nombres de esa época: Monetti, Casco, Magallán, Alan Ruiz, Meza, Mussis, Nacho Fernández, Aued, Rinaudo, Castro, Méndez… Es para que Gimnasia hoy esté peleando pero es muy difícil retenernos, al menos tenerlos tres o cuatro años para que se consoliden. Hay que cambiar la mentalidad para volver a ser competitivos como en la década del 90. No comprando tantos jugadores si no con base sólida de divisiones inferiores”, cerró.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here