HAY CON QUÉ. PERO HAY QUE

0
409
Diego valoró el punto.

El trámite del partido y el prejuicio sobre los contendientes celebra el punto obtenido en el Bosque. Sin embargo, el margen y el tiempo no avalan empates. Gimnasia necesita ganar y para tal fin necesita hacer goles, una dificultad supina que parece encaminada a superarse pero que no puede extenderse más.

Refuerzos

Los refuerzos a la cancha. Y está bien. Se incorporaron siete jugadores para mejorar el plantel y obtener resultados en siete partidos: es correcto que se los utilice de inmediato. Caso paradigmático el de Paolo Duval Goltz, que cumplió aún no con todo su potencial pero que decididamente se encamina a ser uno de los pilares de la columna vertebral que inicia Fatura Broun. El ex Rosario Central no es mejor técnicamente que Alexis Martin Arias, quien –como hemos dicho tantas veces– estaba falto de confianza. El aporte del flamante arquero tripero tiene que ver justamente con eso. Su arenga en la cancha y su decisión en el arco brindaron una notoria seguridad al fondo mens sana. Además de su auto ruidoso.

Trabajo

Lo que le faltó a este Gimnasia ensamblado. El Lobo supo qué hacer para frenar a Vélez, lo cual es una referencia de la capacidad táctica del cuerpo técnico. Sin embargo. Se notó la falta de tiempo de entrenamiento de los jugadores recién llegados fundamentalmente en la táctica ofensiva. La recuperación en el mediocampo fue importante pero al llegar con pelota dominada a tres cuartos de cancha, Gimnasia no tuvo recursos y por eso vimos tantos tiros de media distancia. Lucas Barrios y Agudelo no fueron bien asistidos más que por pelotazos pero tampoco lograron la coordinación necesaria para generar sus propios espacios. Fue claro en el primer tiempo cómo la vocación defensiva de los volantes triperos limitaron su propia reacción ofensiva para armar los contragolpes, que, ante un rival como el equipo de Heinze, pudo ser un arma más utilizada.

Asimismo, para un Vélez Sarsfield que posiciona abiertos a sus centrales para que nada más y nada menos que Fernando Gago sea quien administre el juego, el trabajo de atención de los marcadores de punta y de retroceso de los carrileros fue fundamental. Hubo atención aunque también errores entre el triángulo Goltz, Coronel y Mancilla, lo cual otorgó serias chances al rival de convertir.

Pérez García

Gran labor del ex Tigre. Ilusiona su técnica individual y más aún su sociedad con José Paradela, otro de los que hay que valorar no sólo por sus lujos sino por su visión periférica (algo que hizo Mauricio Pochettino en su visita al Bosque). Ambos jugadores necesitan de la sorpresa por las bandas que puede generar Comba, Melluso, Ramírez y -por qué no- también Matías Miranda y Jesús Vargas. No así Maxi Caire, aunque no es fácil conseguir un 4 de oficio que cumpla su rol defensivo.

Sobre Horacio Tijanovic, vale reponer opiniones anteriores: su indiscutible garra y compromiso no justifica su titularidad. Puede ser recambio para presionar si en algún momento lo exige el partido pero su falta de técnica da por tierra con cualquier jugada asociada en ataque. Cuando la pelota pasa por sus pies simplemente toma malas decisiones.

Ganar

Gimnasia tiene el plantel para salvarse. Deberá ratificar sus condiciones con trabajo. El culto al sacrificio nubla la apreciación de un cuerpo técnico que tiene la capacidad táctica de sacar partidos adelante. Esta gestión técnica además del peso específico más que conocido, le cambió la cara al equipo, metió los giros necesarios, promovió y propició el crecimiento de juveniles. Hay con qué –pero hay que– ganar.

Lautaro Fernández Elem.-

Compartir
Artículo anteriorUN GOLATZO
Artículo siguienteEL INDIO, DIEGO Y GIMNASIA

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here