GALO Y EL 10

0
522
Cumbre en Estancia Chica (foto: Eva Pardo).

“Él dice que cumplió el sueño gracias a Gimnasia y por eso Gimnasia es lo mejor del mundo”, relata Lucas Burriel luego del esperado abrazo entre su hijo y el DT del Lobo.

“Le transmitimos la locura por Gimnasia. Es socio desde 15 días antes de nacer, algo que logré juntando 100 firmas de socios para que me lo permitieran”. Así, Lucas Burriel introduce a la historia de su hijo, Galo, célebre por estos días por un peculiar pedido a Papá Noel.

Es que en la carta a remitirse a Finlandia, donde habita el gordinflón regalón, el pequeño de 5 años iba a escribir que no pretendía ni juguetes, ni ropa ¿Su deseo?: “Un abrazo de Maradona” ¿Y por qué Galo?: “Porque es el más mejor del mundo”.

“En Mar del Plata cuando jugamos con Aldosivi, el domingo a la mañana fuimos al Costa Galana para ver salir el micro del plantel. Último sale Diego y yo con Galo a caballito, él con la bandera, la misma que tenía cuando lo filmamos pidiendo el abrazo. Cuando arranca, yo quedo justo frente a Maradona. Me mira, mira para arriba y lo ve al nene, baja la vista y me dice ‘gracias, gracias’. Cuando le pregunto, ‘Galo, ¿lo viste a Diego?”. Estaba llorando, pensé que por los ruidos de la gente, las explosiones, la sirena y me dijo: ‘no, lloro de emoción’”, prosigue Lucas en Diálogo con Ginasiá.

Y recalca: “yo soy maradoniano desde siempre y le iba mostrando videos de goles y jugadas de Diego de todas las épocas. En ese momento, él empezó en la escuelita de fútbol con los chicos de futsal de Gimnasia y entre sus compañeros había la misma cantidad de camisetas de Gimnasia que de Messi. Él sabe desde siempre que Maradona es el mejor y les contaba a sus compañeritos. Y ahora, cuando se empezó a correr la bola de la posible llegada a Gimnasia, él no lo podía creer… y yo tampoco”.

Con el niño inflexible en su postura de no querer nada más que el abrazo del 10 para las fiestas navideñas que se avecinan, tal y como se reflejaba en el video casero que se viralizó, Lucas parecía perder las esperanzas.

Pero a partir de la viralización, muchos se contactaron y se encendió una posibilidad, sujeto a cómo viniera el día de plantel y cuerpo técnico, teniendo en cuenta el adverso presente deportivo.

“Yo sólo le dije que íbamos a jugar a la pelota a Estancia Chica, como hacemos tantas veces”, precisa. A Lucas ya le habían avisado que Diego había llegado dolorido de un estudio médico y el horno no estaba para bollos. Así, terminaba el entrenamiento y no iba a haber ningún contacto con nadie. Pero cuando Maradona agarró la pelota, como siempre le sucede con ese contacto, se transformó (¡Novia eterna ven conmigo!). Inmediatamente, le acercaron el video, se emocionó y se largó a llorar. “A este nene sí que lo voy a saludar”, dijo.

Así, tranquera mediante, llegó la venia y el atardecer soñado se acercaba.

“Por los partidos, la cancha y las figuritas, a los jugadores los conoce a todos. Lo iban saludando porque la mayoría había visto el video. Cuando ve el carrito sale corriendo y ahí Diego lo empieza a llamar con la mano. Cuando veo que no lo van a sacar cagando, empiezo a filmar y ahí se lo sube a upa”, continúa el padre de Galo.

“Diego mi sueño es que me abraces”, fue lo que le reiteró. “¡Grande vos Galo! Tenés 5 años y tu sueño es abrazarme”, le contestó el DT del Lobo.

“Ni yo me acerqué para sacarme foto, nada, era su momento. En un muy mal día, tuvo ese gesto genuino y emocionante”, destaca Lucas.

Al regreso, tras el abrazo soñado, “estuvo como cinco minutos callado en el auto mirando la pelota. Después empezó a saltar, que quería llamar al abuelo, al otro abuelo, quería contar todo. Yo no le había dicho a nadie porque no era muy firme la posibilidad”.

“Fue terrible la repercusión. Y desde ese momento él dice que cumplió el sueño gracias a Gimnasia y por eso Gimnasia es lo mejor del mundo”, resalta el orgulloso padre.

Pese a que está atravesando horas intensas en las que decidió evitar el contacto con la prensa, Galo eligió Ginasiá para aseverar: “Diego me saludó porque tenemos la mejor hinchada del mundo”.

“Gimnasia todo el tiempo tiene cosas para darte, algo para hacer, es nuestro estilo de vida. La camiseta se va a encuadrar, la pelota a una vitrina y Galo quiere imprimir un montón de fotos para repartir a los amigos y familiares”, prosigue Burriel.

“A uno mismo le pasa en la cancha que estando caliente, te calma verlo cantar. Obvio que si perdemos se enoja, pero por ahora disfruta todo del Bosque, de los partidos que se puede ir de visitante… Mi objetivo es ese, que disfrute todo lo lindo de Gimnasia”.

Marcelo Zilla

Compartir
Artículo anteriorMANTENERSE VIVOS
Artículo siguienteDESAHOGO DE FIN DE AÑO

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here