FELIZ CUMPLEAÑOS

0
359
Regalo para los 59 de Diego (foto: @gimnasiaoficial).-

El tipo te hace dudar. Uno trata de no creer en cosas extrañas, supraterrenales, que no tengan una explicación del todo lógica. Pero bueno, a veces uno se deja engañar un poquito porque sabe que lo disfruta. En definitiva, es fútbol y escapa no total pero sí parcialmente a la lógica. Gimnasia iba de punto, Newell’s había recibido sólo un gol en su casa y se comió cuatro. Porque claramente se los comió, porque no opuso resistencia a los avances de Gimnasia que le bastó con ser ordenado atrás y lanzarse al ataque con un ímpetu personal más que con el orden colectivo.

Cuando Matías García, imitando su propio gol frente a Lanús en la primera fecha, la ubicó con el pecho, se puso mano a mano y la tiró por arriba pensé que Gimnasia no iba a tener más ocasiones. Intentó algunas triangulaciones positivas pero no mucho más y estaba defendiendo muy atrás, no estaba ganando en el juego aéreo ni en los rebotes. Martín Arias una vez más no tenía una tarde segura y el desorden de Licht era explícito. “Quizás meterse atrás y tener 1, sirve, y así ganamos”. Esta misma pasó a ser mi principal hipótesis después del gol de Contín con ayuda de nuestro querido Santiago Gentiletti.

Así imaginé el segundo tiempo. Me preparé para sufrir y para esperar cómo Formica y Maxi Rodríguez junto con Aníbal Moreno -de gran presente y futuro en el fútbol argentino- iban a dominar el balón buscando algún espacio. Por eso es que la incursión de Maxi Caire fue el gol más gritado de los cuatro, el del desahogo, el de la tranquilidad.

Contín demostró que tiene con qué. Mostró su ímpetu y sobre todas las cosas llegó al gol cuando se lo requirió. Tijanovic sigue incursionando en sí mismo, con la salvedad de que hoy la que tuvo que empujar la embocó. Sigue teniendo problemas con la definición pero la dedicación y la voluntad que demuestra, han encantado a Maradona y Méndez. Velázquez merece cuando menos un lugar en el banco (el lugar de Spinelli, específicamente) y García, que fue de menor a mayor en este partido, ha mejorado notoriamente luego de la resolución de sus jugadas con respecto al partido frente a Unión en el Bosque donde no pegó una. Veremos cómo se recupera Comba. Felizmente, Miranda está cumpliendo un buen papel y la dupla Ayala-Paradela puede contener un mediocampo batallador.

Fue un partido extraño: un primer tiempo flojo pero útil para el Lobo y estéril para los rosarinos. Los 10 minutos iniciales del segundo fueron de otro partido, de otro país. Inentendibles los errores del local y sorpresivos los arranques triperos que dieron una esperanza inimaginable en este ciclotímico Gimnasia.

Se logró una victoria importantísima que debería ser revalidada en partidos como Unión en el Bosque. No van a alcanzar las victorias heroicas si las “sencillas” no se conquistan.

Parece que no, pero sí. Si Diego es feliz, hay algo en el ambiente que mejora todo. Nos hace mejores, nos deja tranquilos. Newell’s le dio un mimo enorme, maravilloso y merecido como tantos otros que el fútbol argentino le ha brindado. Hoy que es su cumpleaños, merece todo ese amor, merece que nadie se lo guarde, porque, quienes conocemos aunque sea desde lejos y un poquito a Maradona, sabemos que con una sonrisa, con un grito de aliento, con cosas sencillas pero sinceras, Diego se pone bien.

Pasarán los años y muchas cosas dentro de ellos. Muchas malas y otras buenas. Diego en algún momento dejará el Bosque para seguir con su camino de hazañas. Siempre tendré un orgullo y espero poder compartirlo, que sea en comunión con todo el triperío: somos parte de una gesta histórica. De una decisión política pasional que se animó a invitar a Dios a ser parte de su rebaño. Que le tendió la alfombra en nuestro país para que el pueblo pueda abrazarse con su alma. Él lo sabe, lo agradece y eso es inmenso. Lo vimos en Mendoza, en Córdoba, ahora en Rosario, no me digan que no, todos los triperos nos sentimos más queridos, un poquito especiales ante nuestros pares. Un poquito más adentro de nuestro propio corazón.

Es una gran semana para el pueblo argentino. Mostró su mejor cara, la masiva y mayoritaria. Rechazó a su contraparte y despidió a ellos, a los anti Maradona que expresaban su odio estando al mando del gobierno. Este sábado nos puede abrazar en un nuevo triunfo. Me atrevo a decir que hay más quórum a nivel nacional a favor de Gimnasia en el duelo platense que del Frente de Todos, y eso es mucho decir.

Me niego a bajar la intensidad, a desdeñar lo que representa Gimnasia contra esa yunta de enfrente. A resignar la alegría de saberse más y la convicción de que el mejor nos eligió. Depende de nuestros hombres, depende de la pasión y la inteligencia. Depende también de Dios. En él confiamos pase lo que pase.

Gracias por tu vida. Feliz cumpleaños.

Lautaro Fernández Elem.-

@gimnasiaoficial.-
Compartir
Artículo anteriorHASTA SIEMPRE, “PAMPERITO”
Artículo siguienteLLORONES

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here