SANTIAGO BELGRANO IZA EL PABELLÓN GIMNASISTA

1
1129
Santiago Belgrano, músico y docente.-

¡Es la más linda! ¡Y tiene nuestros colores!

Así, Diego Maradona emparentó la bandera argentina, con la de Gimnasia. Fue el día de su presentación como director técnico del Lobo ante una cancha repleta que observaba el entrenamiento informal de ese domingo.

Claro que tiene nuestros colores. Como la original ideada por Manuel Belgrano. Azul un ala…

Hoy, siglo XXI, hay un argentino en Nueva York, mejor dicho, un tripero en Nueva York. Es Santiago Belgrano, segundo chozno del prócer argentino padre de nuestro pabellón.

Nacido en Córdoba; criado en el Conurbano oeste desde donde viajaba a ver al Lobo; trotamundos y virtuoso jazzero. Se presentó en importantes escenarios de la Argentina y del exterior. Tuvo el privilegio de compartir shows con destacadísimos artistas del género, como Michael Moore, Jack Walrath, Matt Wilson, Enrique Norris, Carlos Lastra, Mariano y Sebastián Loiácono, entre otros.

Radicado en la Gran Manzana por cuestiones profesionales de la música, lamenta no haber podido nunca haber habitado el Cuadrado Perfecto, el diseñado por Pedro Benoit y al que cada día le irradia sustancia el pueblo gimnasista.

“Mi abuelo era el tataranieto de Manuel, todo por línea directa”, explica Santiago ante Ginasiá, dando cuenta además de su avidez por la historia, más allá de su apellido ilustre, mencionando el hiato entre los apellidos Belgrano y Rosas.

“Mi ascendencia viene del hijo que Manuel tuvo con María Josefa Ezcurra. No estaban casados y en ese momento no estaba muy bien visto, por lo que se lo dejaron a la hermana de María Josefa, que era la mujer de Juan Manuel de Rosas. Lo criaron como si fuesen los padres, así que fue Pedro Rosas y Belgrano. Ese fue el apellido que circuló en la familia hasta algún antirosista, creo que un bisabuelo o incluso abuelo que decidió tacharlo”, explica.

Justo el día de la charla con Santiago, el saliente presidente argentino, Mauricio Macri, había bautizado en otro de sus tropezones retóricos como “Verano Cargas”, al ferrocarril Belgrano Cargas. Antes, y algo menos simpático, ya se había decidido a quitar de los billetes de curso legal a las figuras de los próceres para reemplazarlos por simpáticos animalitos.

“Quizás parezcan no existir más los Belgrano o los San Martín. Es curioso que tengan tanta popularidad en la Argentina, son defendidos desde la derecha a la izquierda pero muchas de sus ideas y sus acciones no son conocidas. Si la mayoría de la sociedad supiera, habría muchos que estarían espantados, como la idea de formar la Patria Grande con un rey aborigen, por ejemplo”, plantea.

Un picado en el Bosque.

“En los últimos años estuve haciendo una maestría en Holanda y en EE UU. Me quedé por un tiempo en Nueva York, trabajando, tocando, dando clases. Estuve mucho trabajando en barcos, alrededor del mundo, es complicado seguir los partidos desde un crucero por ejemplo o intentar verlos con esas páginas repletas de publicidades que se tildan en los peores momentos…”, confiesa el más joven creador de una web gimnasista, allá lejos y hace tiempo: Sentimiento Tripero.

“En ese momento era lo que hacía y también mi manera de vincularme en el día a día de Gimnasia”, expresa el músico, quien abrazó la causa tripera antes de los 10 años, pese al mandato familiar que hoy disfruta de los descollantes momentos de Milton Casco e Ignacio Fernández, entre otros.

“Por el mundo siempre se encuentra  mucho argentino y también mucha gente de La Plata. La primera pregunta es siempre la misma: ‘¿Sos del Lobo?’. De alguna u otra forma siempre estuve a la distancia con Gimnasia al no haber vivido nunca en La Plata. Con internet, hablando con amigos o con medios, trato de estar al tanto que lo que pasa en el Club, las distintas actividades, la política, la gente, qué locura hacen los hinchas…”, enumera, no sin recordar las largas estadías en cruceros, resguardado con la franja azul marino.

“Los orígenes del jazz son populares, hoy en día en Argentina se lo ve mucho como si fuese de las elites, muy oligarca, pero los orígenes y la historia no tienen nada que ver con eso. El jazz nace de los esclavos, de la mezcla de distintas músicas que surgen del contacto de ellos con el resto de la sociedad en el continente americano. Si agarrás cualquier músico de los grandes de la historia del jazz la mayoría son tipos que salieron de abajo, de origen popular y siempre la estuvieron luchando, mucho de ellos que no tuvieron reconocimiento hasta después de muertos o bien entrada la carrera. Como Gimnasia es el club popular en La Plata, la gran mayoría de los músicos de la historia del jazz podrían haber sido triperos”, reseña.

Al Lobo se lo menciono siempre a amigos y colegas que fui conociendo en el mundo. La pregunta que te hace el que no conoce es ‘¿de River o de Boca?’. No, de GIMNASIA.

Santiago Belgrano, en años donde su web «Sentimiento Tripero» era una de las más visitadas. La foto es durante una de sus visitas a 60 y 118. «Nuestra única casa» aclara.

Compartir
Artículo anteriorGRANDEZA
Artículo siguienteUNA TARDE DE SOL

1 Comentario

  1. Desconocía la historia y realmente me encantó.
    Felicitaciones a los responsables de la nota, y obviamente a la querida revista «Ginasiá».

    Daniel Escobar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here