EVITABLE

1
436
El certero frentazo de Guanini no alcanzó (foto: @gimnasiaoficial).-

Sensaciones encontradas. Inevitable mencionar el groserísimo ¿error? arbitral de Mastrángelo que le dio a Talleres el 2-1 determinante. Resulta por demás extraño que con la prensa, el respaldo, los gestos que hizo todo el fútbol argentino, incluido Claudio Tapia para con Maradona y con Gimnasia y Esgrima La Plata, se cobren no uno, sino dos penales en contra en el mismo partido. El primero está claro que fue un invento, el segundo es un error infantil –más– de Guiffrey que no tuvo una noche a la altura de las necesidades de Gimnasia.

Habrá que pensar, reflexionar y trabajar desde cada una de las aristas que hacen al fútbol profesional de nuestro Club para evitar estas decisiones, estas designaciones.

Sin embargo, no perdemos la percepción propia. Gimnasia necesita ganar pero no hace lo necesario para lograrlo. Con uno hombre de más por la -también equivocada- expulsión del mejor de Talleres, lo único que se le ocurrió a Matías García en los minutos subsiguientes fue trabar con plancha en el área rival. Comete groseros errores defensivos y no resuelve en ataque como viene ocurriendo durante estas siete fechas.

Esta nota, a diferencia de otras, está escrita en caliente, con los errores escritos de corrido cual apunte a vuelo de pájaro pocos minutos después del cierre.

Parece no haber reacción técnica. La disposición estratégica no aportó a contener los movimientos de Talleres. Era justificada la presión alta ante Racing, no ante los cordobeses que se mueven con velocidad de mitad de cancha hacia adelante, salta líneas sin problema y ganan las pelotas divididas.

En las contadas oportunidades en que el medio campo tripero ganó, no tuvo la técnica individual ni la coordinación colectiva para generar con claridad. Sólo una vez en los primeros segundos del complemento. No hay inteligencia, ya no sólo para definir, sino tampoco para crear (mención aparte para Tijanovic que hizo tiempo perdiendo a los 48 minutos). Las transiciones rápidas no tienen la dinámica correcta. Lo vio Diego con el típico gesto del cruce en velocidad para quienes atacan, ni García ni Comba lo entendieron y, una vez más, Tijanovic no fue preciso.

Se depende de la pelota parada cual milagro e incluso han caído en calidad ya que los ejecutores no están acertando en cantidad los tiros libres.

El cambio de Paradela por Mussis debería ser una bisagra. El 7 viene desde hace varios encuentros plantado en la cancha como un nene caprichoso. Es muy difícil jugar de volante central si al segundo roce va a saltar la térmica. Condicionado física y mentalmente desde el vamos. El juvenil fue una bocanada de aire en una situación difícil donde faltan volantes de buen pie que resuelvan acorde o generen faltas.

Vamos al primer gol de Talleres: Martin Arias no se anima a salir. Paréntesis aquí y nota comparativa: el arquero de Gimnasia mide 1,85, Guido Herrera 1,87. Con sólo 2 centímetros de diferencia, obsérvese la confianza y la técnica para salir a cortar de uno y de otro.

De Licht está de más decir que no está al ritmo físico y lamentablemente tampoco al futbolístico para ocupar el carril. Guanini sólo Dios sabe hasta donde había salido y Morales perdió en velocidad con Menénedez.

Falta mucho tiempo pero también falta menos. Gimnasia mejoró con Racing y con Talleres también, pero ante todo, necesita ganar. Hubo un grosero error arbitral, pero este partido no fue un robo. Se nota el convencimiento, se nota el ímpetu, el esfuerzo y la motivación, pero no se puede regalar un tiempo ni acusar golpe ante un problema con el árbitro.

Lautaro Fernández Elem.-

1 Comentario

  1. Muy buen relato, no vi el partido pero con esto me alcanza, malas decisiones desde lo dirigencial en la estrategia de traer y mantener jugadores q no están a la altura de lo q se está jugando.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here