NO EXISTE LA SUERTE

0
380
Foto: @gimnasiaoficial.-

Son errores. Puntuales, graves, reiterados y lamentablemente condicionantes. Un equipo último en los promedios no puede darse ya el lujo de perder la marca en pelota parada y salir a destiempo en el minuto 49. A esto se le suma un drama no menor: Gimnasia no convierte acorde a lo que genera. El penal en movimiento que desperdicia Comba es tan grave como que él mismo haya perdido su marca en el primer gol de Colón. Agustín Bolívar no estuvo a la altura de lo que demandaban los últimos minutos y proliferaron los ingresos del local al área desde que el 14 estuvo en cancha.

Los cuatro del fondo estuvieron ordenados, la organización defensiva ha sido una de las mejoras notables en el trabajo de Ortiz. Morales sigue siendo el mejor en su posición, Melluso cubrió con bastante regularidad y los centrales se entienden como antes no sucedía. Se contuvo bastante bien el ataque sabalero durante todo el partido, pero el ingreso de Bolívar para cubrir delante de los centrales no funcionó. Hecho manifiesto en el segundo gol, donde a la tardía cobertura del ingresado se le sumó la salida en falso de Coronel. Sin embargo, hay que destacar que Gimnasia está progresivamente más ordenado atrás.

El primer tiempo fue irregular. El planteo táctico fue apropiado. Se intentó lo que se veía necesario: Ayala solo de 5 (marcó bien aunque perdió contacto con el balón), dos carrileros de oficio y Alemán de enganche. Seguimos insistiendo en que Spinelli y Tijanovic tienen mucha más voluntad que criterio. El rubio Claudio Paul lamentablemente sólo toma malas decisiones con la pelota en sus pies. Es una dupla que asegura la presión, que se sacrifica al máximo pero que no sólo no ha convertido sino que termina despilfarrando buenas posesiones ofensivas generadas por el medio campo tripero.

Es positivo que Velázquez haya convertido un gol bien a lo 9, algo que es importante cuando no están finos los delanteros titulares. Los volantes llegan a posición de gol y se generan los espacios. Los tuvo García, también Comba, pero erraron en la definición. Resulta curioso que Ayala, Alemán y García no prueben con el disparo de media distancia cuando no pueden destrabar la defensa rival, es un recurso a disposición no aprovechado.

El sabor del empate era el mismo que contra Lanús. No era un punto tan malo pero que podría haberse aprovechado mejor ante la falta de efectividad. Pero el final fue trágico. Una jugada tan vieja como el fútbol y un error de la misma época. Nunca se dejará de cometer, pero el Lobo no tiene que ser quien lo haga, puesto que irremediablemente terminará muy mal su temporada si incurre en esto cada fecha: Tijanovic errando el despeje en Lanús, Morales errando frente a San Lorenzo, Comba perdiendo la marca en el primer gol, Bolívar y Coronel saliendo mal a marcar en Santa Fe. Cada partido un error que termina en gol.

Dado esto, Gimnasia debe salir a ganar en todas las canchas. Ahora sí. Colón llevaba 11 partidos sin ganar, aunque el desarrollo del partido ameritaba un empate, pudo ser un poco más. Hay que ganar. De visitante, más que nunca de local y con Ortiz a la cabeza. No es momento del cuestionamiento fácil de rebanar al DT.

Nuestro optimismo tiene asidero. Hay un buen plantel, hay un crecimiento táctico significativo y se da la generación de juego exigida durante tanto tiempo. Hay esperanza y combato humildemente a los agoreros del descenso, que nunca faltaron y que decenas de veces fueron refutados. Hay con qué pero aún más importante es que hay cómo. Recordarán al perdido equipo de Cappa del año 2011 y al ciclo del mismo año de Hernán Darío Ortiz. Gimnasia jugó mal de punta a punta del torneo e incluso así tuvo la oportunidad de salvarse.

La suerte no existe, por ende tampoco la mala suerte. Corregir errores y afianzar virtudes. Falta mucho, Lobito y no te vamos a abandonar.

Lautaro Fernández Elem.-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here