¡POR SIEMPRE LOCO CIACCIA!

0
1312
El Dia

A los 84 años falleció Luis Ciaccia, el imparable puntero derecho del Lobo del 62 y uno de los mejores jugadores de la historia, que marcó a una generación de hinchas de Gimnasia. En los últimos años llegó a vivir en la calle y recibió la ayuda de muchos triperos.

“Las crónicas de la época describen que era imparable. Que jugaba bien parado arriba de la línea de cal, y que cuando corría no lo agarraban más. Se cansó de servirle goles a los centrofowards (hoy el nueve). Luis Gregorio Ciaccia era wing derecho o puntero derecho (el clásico siete), era pura velocidad. Era puro potrero, de esos genios que inventaban con la pelota en los pies y nunca se sabía para donde podía salir” retrató con exactitud Walter Epíscopo en una entrevista a Ciaccia para el diario El Día.   

En 2013 salió en varios medios de la ciudad por ser encontrado viviendo en la Plaza Matheu del Barrio Mondongo, donde recibió la ayuda de muchos triperos, entre ellos Edgardo “Cacho” Irano, vecino del barrio y ex compañero de Ciaccia en Gimnasia, donde incluso fue su suplente. Tras conocerse la noticia, inmediatamente el Sindicato de Taxis le dió una habitación para vivir.

El delantero del Lobo del 62’ nació en Santa Fe el 6 de enero de 1936. Jugó en Gimnasia de 1960 a 1965, convirtiendo 24 goles en 139 partidos. Llegó a La Plata desde River Plate (1959, 13 partidos) y después volvió al club donde había debutado, Unión de Santa Fé. También vistió la camiseta de Racing de Córdoba (1967, 5 partidos en el Promocional) luego de recuperarse de una operación de meniscos y fue campeón de la liga cordobesa y participó en el Promocional organizado por AFA en el que intervenían clubes del interior del país no afiliados a la AFA.

El Loco Ciaccia terminó su carrera futbolística en Luján de Cuyo de la liga mendocina. Jugó un partido en la selección nacional. Era un puntero muy habilidoso y que aveces sorprendía con jugadas fuera de lo normal. Era muy peligroso cerca de la linea final.

Un hecho que quedó grabado en la historia ocurrió en un partido ante Racing en 1962. En una jugada luego de eludir al arquero Negri y a punto de marcar el cuarto gol para Gimnasia siguió con la pelota sin marcar el gol. Luego explicó que había hecho un apuesta que Gimnasia ganaba 3 a 1 y por eso hizo evitó hacer el gol.

FUENTES:

El Día – Gelp.org

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here