SOCIO RURAL GIMNASIA Y ESGRIMA LA PLATA

0
1009

Bernardo y Érica, dos almas de espíritu solidario y bien tripero, recorren el país con un proyecto tan entrañable como original, revalorizando el rol de la escuela pública y buscando que ningún pibe de parajes remotos se quede sin su fotografía escolar. De paso, simbólicamente, esos chicos saben que aquí cerca el Lobo aúlla.

Bernardo Greco y Érica Voget, dos fotógrafos de pura cepa tripera, llevan adelante desde la autogestión y el corazón el programa Memoria Escolar, un proyecto documental que tiene como objetivo acercar la fotografía en forma gratuita a los alumnos y maestros de escuelas públicas rurales de toda la República Argentina y por las venas abiertas de América Latina.

Los ejes rectores de esta iniciativa son valorizar el paso por la educación pública; generar igualdad de oportunidades para los niños que viven en zonas rurales y visibilizar la importancia de la fotografía como documento social y familiar.

“El proyecto es una conjunción de cosas que nos gustan: viajar, tener experiencias, hacer un trabajo de fotografía documental con cariz solidario, ponerlos del lado del otro  y lograr esa empatía con los nenes”, explica Bernardo ante Ginasiá.

Formosa.

Siempre presente en la Tribuna Centenario del Estadio del Bosque con su familia, este diseñador gráfico de linaje gimnasista, de adoquín y Dale Lo, reconoce a la fotografía como un hobby  siempre presente y a lo sumo como una herramienta más del montaje de su trabajo. “Fui registrando el crecimiento de mis hijos y a Érica le pasó algo similar, pero en su caso la fotografía es de carrera, con estudios e incluso en lo que hace a la conservación”.

Memoria Escolar nació como un proyecto individual, que al poco tiempo recibió el primer empuje de la Cooperativa de Vivienda y Consumo del Personal de la Administración Pública (Cooperba) y de allí ya empezamos en el noroeste de Formosa, unas de las provincias más humildes, a 60 kilómetros de Las Lomitas. Punta del Agua, un paraje muy humilde con una comunidad wichi”.

Jujuy.

“La logística es contacto directo con los maestros, con la autorización de los padres. Van siete provincias y venimos en todas con ese manejo. Las escuelas las ubicamos en base a nuestras necesidades que son pocas: escuelas chicas de no más de 25 pibes en total. Y nuestra compañera, la impresora, de muy buena calidad fotográfica; papel alfa de primer nivel. No negociamos eso porque no tiene mucho sentido que a los dos años se eche a perder la foto”.

“No hay un itinerario, se van dando situaciones. Llegamos de viaje y vamos preproduciendo el siguiente, es una semana cada mes. Son chicos que no conocen la fotografía en papel, pequeños parajes, escuelas rurales o escuelas albergues”.

Así, siempre ataviados con el azul y blanco, Bernardo y Érica ya pasaron por escuelas de Jujuy; Neuquén; Río Negro y ya se viene la primera que harán en auto: Entre Ríos. En todos los establecimientos dejan también donaciones de útiles escolares.

Misiones.

“Esas caritas te morís de emoción, te agarran de las patas, no quieren que te vayas ¡La diferencia de cómo son los chicos con la ciudad! Esta paranoia de estar a pleno dentro del sistema, con la pantalla, el vértigo, el estrés, el camino del éxito-fracaso. Ellos utilizan la pausa para responder por ejemplo”.

“Nos volvemos muy llenos, conocer lugares, vivir con los caciques, con los nenes, días muy intensos. Uso y no abuso de la tierra”.

Neuquén.

En cuanto a la composición de la imagen, los mentores de Memoria Escolar precisan que se trata de fotografía con luz natural, sin luz continua ni flashes. El pizarrón, el banco. La foto clásica, con la diferencia de tener siempre una ventana cerca y sí un rebote, no flash de relleno de frente que hace el efecto fogonazo. Luego se sale y se hace la grupal en un lugar con el mayor paisaje posible. Se aprecian las paletas de colores de cada provincia.

Al otro día se les hace entrega de la foto. Uno por uno, pasan también maestros, ayudantes, cocineros…

EL HERMOSO ESCUDO DE GIMNASIA

“Gimnasia tiene que ver en todo esto. Yo soy de familia enferma, ella también e hizo deporte en el Club. Como todos los triperos, llevamos los colores a dónde sea que vayamos”, reseña Greco.

Y asevera: “Gimnasia tiene que estar. Hacer este trabajo tiene que ver con Gimnasia. La doctrina de Néstor Basile, el Lobo que anhelamos. Algún día el pueblo va a llegar al poder del Club…”.

En cuanto a la simbólica categoría de Socio Rural, acuñada por el tándem de fotógrafos, revela: “armo como una ceremonia, les hago dibujar el escudo con tiza en el pizarrón, lo cual es didáctico porque incluye geometría. La bandera…la fotito y listo, nuevo socio rural” .


“Me mandan mensajes los pibes, cuando tienen algo de señal: ‘acá está el socio rural’, haciéndose cargo. Ya tenemos algunos. Voy a las escuelas y cuando ya tengo confianza se las tiro: ‘esto es Gimnasia’, sólo pido que lo sigan, a su modo, como puedan”.

En ese “como puedan”, es determinante la situación de cuasi aislamiento comunicacional, situación vivida en carne propia por Bernardo en el final del año pasado, justamente mientras Gimnasia avanzaba en la Copa Argentina.

“El partido contra Boca en Córdoba yo estaba en Jujuy. Pegué un grito solo en Purmamarca, em un barcito. Luego con River, en Cadete Maral, un pequeño paraje, entraba y se iba la señal de internet, sufriendo con los penales… quedé totalmente loco. Lo peor siempre es no poder enterarse de lo que está pasando con el partido”.

“Y llegó la final. Yo estaba en el norte de Neuquén. ‘Vos tenés que irte ya en Mendoza’, me dijo Eri. Ella había ido al Normal 1 y tenía un compañero, enfermo de Gimnasia, viviendo en Chos Malal. Le escribimos y efectivamente me sumé en ese auto rumbo a Mendoza, ya eran tres triperos que iban de allí y fui el cuarto, resignando la vuelta en avión”.

Tucumán.

Resta mencionar que todo el proyecto Memoria Escolar esta siendo registrado a modo documental, más allá de la entrega de la foto, las tomas dentro de la escuela y fuera, en la casa de todos, el lugar, la charla… Una mirada integral. Una bocanada de aire puro en los tiempos que las autoridades gubernamentales denigran la educación pública y hablan de que sobran universidades pues los pobres no acceden a ellas.

“Es una cuestión que toca el corazón de la gente, más en un momento como este del túnel oscuro, es una esperanza en un contexto malo, revalorizar la educación pública. La foto de la escuela te lleva a la construcción de la memoria, la individual y colectiva. Y ahí, como en todo, también está Gimnasia”, sentencia Bernardo.

***

Marcelo Zilla

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here