¡CHAPEAU!

0
Notable esfuerzo físico y orden táctico (Foto: Prensa CGE).-

El karma gimnasista ante Defensa y Justicia se rompió. Y nada menos que habiendo sido el subcampeón, la revelación del torneo y en una instancia eliminatoria. Días antes, el Indio Ortiz decía “el fútbol argentino es muy táctico”, así se demostró en Rosario y gracias a entenderlo de esa manera se evidenció también la última noche en el Bosque.

Haciendo lo que hay que hacer. Gimnasia levantó la presión más que en otros partidos así como lo exigía el rival. Es real, el pasto estaba alto y benefició al local. Un acierto del Indio y de Ariel Almeida, responsable del cuidado del campo de juego tripero, que si hubiese tenido un césped al ras, sumando a eso la humedad, el Halcón lo hubiese usufructuado con la velocidad de sus asociaciones.

Fue notable el esfuerzo físico y el orden táctico para sostener el pressing. Santiago Silva aguantó sobradamente el ritmo con sus 39 años, a diferencia de Hurtado que hace la diferencia más por su velocidad que por su resistencia. Fue clave el orden y los relevos ofensivos bien logrados por Tijanovic y Comba, sumado el avance de Ayala y Bolívar bien coordinados (no ambos al mismo tiempo como tantas veces pecaron Rinaudo y Faravelli). Los marcadores de punta rivales Delgado, González y luego el ingresado Caire nunca pudieron llegar al fondo y Leonel Miranda se vio obligado al lanzamiento, además de forzado a los errores que capitalizó Ayala en tres cuartos de cancha.

En el primer tiempo la defensa tuvo sus desatenciones. A los tres minutos intentó jugar al offside escandalosamente. El cuarteto fue salvado por las buenas intervenciones de Martín Arias, que es un arquero bajo los tres palos y otro cuando debe salir.

“No me gusta la tenencia, es mejor atacar directamente sin tantas vueltas, sólo se tiene la pelota cuando hay que encontrar el espacio”, señaló sabiamente Hernán Darío, hombre que semana a semana demuestra que ha entronizado su idea en el plantel.

Es debido señalar que también es ciertamente peligroso en algunos casos. Sucedió en el clásico, en el primer partido versus Newell’s y en el segundo tiempo del lunes: luego de un juego ofensivo y de presión alta, se hace retroceder las líneas 30 metros para aguantar desde más atrás. Jugar a la contra puede ser una alternativa aeróbica a la presión alta, pero termina por generar más sufrimiento que ataques.

Gimnasia sumó un arma más a su arsenal que es el tiro de media distancia aunque suele usarlo sólo en el primer tiempo. El trabajo en pelota parada ha mejorado menos en defensa que en ataque y se vio en el afortunado córner del final del primer tiempo.

Es un misterio qué planteo táctico presentará en Florencio Varela. Aguantar el 1 a 0 es ir al muere y presionar 90 minutos exigirá de un rendimiento físico superlativo, ya que la cancha rápida y el ida y vuelta de Tijanovic no estará presente.

El Lobo deberá apelar como lo está haciendo al factor anímico. Como si tuviera un switch, Gimnasia prendió su pasión y la plasmó en la cancha en el segundo tiempo contra la Lepra y el lunes cuando apremiaba Defensa a mitad del complemento.

El proyecto está. El trabajo integral en distintas líneas está expresado y demostrando resultados. Hernán Darío Ortiz exhibe una capacidad y una tenacidad de laburo que hizo gala por ausencia en el año 2011. El crecimiento profesional es evidente y notable, además de esperanzador ya que realza algo que sostenemos hace tiempo: no es un mal plantel ni faltan jugadores, los refuerzos deben ser pocos y precisos.

 Lautaro Fernández Elem

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here