BIEN IGUAL

0
El gol de Jan Hurtado (foto: Prensa CGE).

Deshonesto sería no ponderar el trabajo del Indio. Obtuvo puntos en todos los partidos excepto uno –sí, ese– y logró ordenar a un equipo que hasta hace algunas fechas estaba condenado a un descenso inminente.

Pensábamos luchar la temporada 2019/2020 comenzando desde el fondo del mar y posiblemente arranquemos aunque sea desde la línea de flotación. Va a ser muy duro disputar contra Newell’s y Central, por presupuesto y equipo, pero hay con qué si se trabaja bien desde los distintos sectores. Desde hace algunos años, para Gimnasia empatar de visitante siempre es negocio. Hay que romper con la mediocridad y exigirse un poco más, y no por una tara en lo simbólico, sino por la imperiosa necesidad de puntos.

Amén de lo destacado, no podemos menos que hacer un nuevo llamado de atención. El planteo táctico ante San Lorenzo fue ordenado pero extraordinariamente retrasado. El 4-1-4-1 que ha instaurado Ortiz es evidente pero de una falta de dinámica ofensiva que puede traer problemas si el objetivo es ganar más partidos de los que se empatan. Con muy pocas (o nulas) proyecciones ofensivas, el tripero logró embocar a la peor defensa del torneo. Hipótesis contrafáctica: ¿Qué hubiera pasado si en vez de “jugar al contragolpe” hubiésemos jugado a atacar? Contraataques son los que organizaba Pedro Troglio en su mejor momento, con carrileros criteriosos, marcadores de punta veloces y definidores en el lugar adecuado.

La feliz y esperanzadora definición de Hurtado fue sólo una bienvenida excursión al campo rival que aprovechó los horrores del Cuervo y de un débil Fernando Monetti, a quin ojalá en breve tengamos defendiendo nuevamente la valla tripera.

Lo demás es conocido: guarecerse en el área no resuelve los partidos. Con cinco jugadores ofensivos en cancha, que el buen tándem Ayala-Faravelli arranque desde la medialuna propia es un desperdicio. Comba y Tijanovich no tienen profundidad porque la línea de fondo rival simplemente queda muy lejos, y Santiago Silva debe retroceder hasta mitad de cancha para pivotear dejando vacía el área.

Gimnasia tiene con qué. Lo demostró de local y no tiene por qué ser menos de visitante. Faltan refuerzos, sí. Muchos, no. Nada de endeudarse a mansalva para traer algunos Barrales. Apelando a la máxima griguolista, “pocos pero buenos”. Será la tarea de una CD cuyo flanco débil ha sido claramente la gestión del fútbol profesional.

Concretar la venta de Hurtado negociando un préstamo para estirar su estadía puede ser un objetivo, lo mismo que extender el vínculo de Mansilla y dejar de traer arqueros suplentes teniendo una buena base de arqueros juveniles formada por Javier Lavallén. A principios de año cuestioné el trabajo en las juveniles y al día de hoy habiéndose impuesto con autoridad en tres fechas consecutivas, merece destacar el funcionamiento, cuando menos en sus resultados. Queda mucho por hacer y por jugar, ojalá abunden los Chávez y sean tratados criteriosamente.

 

Lautaro Fernández Elem

Compartir
Artículo anteriorES HORA
Artículo siguienteA POR TODO

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here