AULLIDO DE MOTORES: MOSCARDINI, EL PILOTO TRIPERO

0
Triunfo y punta del campeonato.

Tras un resonante triunfo en la final de la Fórmula 2.0 disputada el sábado en Oberá, y un cuarto puesto obtenido en la jornada del domingo, el tripero Nicolás Moscardini se acomodó en la cima de la tabla de posiciones de la categoría, cuatro unidades por encima de Exequiel Bastidas.

“Terminé sumando valiosos puntos que me permiten estar arriba, igual queda mucho en juego, cinco fechas, pero es importante estar prendido”, dijo el piloto oriundo de Los Hornos, en diálogo con Ginasiá.

Tras resaltar su tradición familiar tripera, Nico evocó sus comienzos en la disciplina que hoy lo lleva a los primeros planos a bordo de su auto azul y blanco.

“A los 6 años empecé en karting, hasta el 2015. Se comienza en tierra y luego fui pasando por asfalto y subiendo cilindrada y categorías por edad. Tuve la posibilidad de correr en tres mundiales, en EE UU 2013, España 2014 y Portugal 2015 y salí campeón sudamericano en Argentina”, reseñó.

Luego sí, llegó el turno de la Fórmula Renault, donde ya van tres años de experiencia, y en este 2018, con apenas 18 años, sumó el Súper TC 2000.

“Tengo un auto que anda a la perfección y para eso trabaja todo el equipo de Litoral Group, desde el mecánico, hasta el ingeniero. Yo soy el que se ve, pero detrás están todos ellos y la familia”, resaltó.

En torno a la categoría que lo tiene como líder, Moscardini destacó que se trata de estructuras similares a las de los autos Fórmula Uno, en cuanto a la ausencia de techo en el vehículo y con tracción trasera. “Son chasis nacionales, motores Renault, de la Duster, son 2.0, con una velocidad final de 248 kilómetros por hora. La relación peso-velocidad es muy buena, pesa poco comparando con autos con techos y además adquieren muy buena potencia”, explicó.

Además, vale destacar que el piloto gimnasista comanda un Fiat Línea en el Súper TC 2000, donde cambia la forma de manejar por una diferente tracción.

“Muchísimas veces pasó que con partidos muy importantes de Gimnasia me tocó estar en la pista. Lo más difícil de conciliar fueron los de la permanencia, defendiendo la categoría, sobre todo con Rafaela el primer año, viéndolo de pasada en la confitería, tratando de pescar la radio. La cabeza estaba también ahí… siempre siguiendo al Lobo, cuando puedo en la cancha y cuando no, como sea. Desde que nací de Gimnasia, es de familia la enfermedad”, aseveró.

También dedicó un párrafo al entrañable Autódromo Oscar Zambano de Estancia Chica, hoy en desuso. “Siempre se habló muy bien del lugar, copaba lo que eran las categorías zonales. Tremenda la cantidad de autos que corrían ahí. Por una cuestión generacional sólo lo sé por videos, imágenes y anécdotas. Sería hermoso recuperarlo para esas categorías porque la realidad es que el Autódromo Roberto Mouras quedó muy grande, se corre más a nivel nacional y está todo muy difícil para el ámbito regional”.

Consultado por sus objetivos a corto plazo, Moscardini no dudó: “salir campeón este año de la Fórmula Renault y en lo que hace al TC 2000 aprender en este primer año, juntar toda la información posible y para el año que viene intentar pelear arriba. Y así poder ser piloto profesional del Súper TC 2000, poder vivir del automovilismo, que una empresa pueda llamarme por mi manejo”.

“El amor a Gimnasia lo tengo desde muy chico, antes que el automovilismo. Ahora se dio un poco más la conexión que se me empezó a identificar un poco más. Ser de La Plata y tripero, pero el afecto está desde siempre. Agradezco que sin ser del mismo ambiente de los fierros puedan difundir nuestra actividad”, finalizó.-

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here