HIPOTECANDO EL FUTURO

0
1429

La errática política en el armado del plantel sigue pasando factura. Ahora fue derrota en el Bosque ante Argentinos Juniors y, como hacía rato no sucedía, volvió el hit que nadie quiere escuchar: “ju-ga-do-res…”.

“Hay que hacer una autocrítica fuerte”, declaraba Rinaudo, mientras en las inmediaciones de 60 y 118 persistía el eco de las quejas. La paciencia se acabó para una gran cantidad de hinchas triperos.

El equipo había comenzado este último tramo, fuerte en el Bosque y mal afuera pero en los últimos partidos se fue desdibujando también de local. El malestar se hizo sentir en las tribunas y al término del 1-3 con Argentinos se transformó en silbidos.

“La culpa es dirigencial, cambian técnicos, te dicen que no hay plata pero nadie sabe que beneficio le da a Gimnasia el contratar a Depietri o gastar en traer a Barrales, no consiguieron un sponsor para la camiseta durante meses, están más preocupados por salir a jugar afuera con Boca que por completar lo que falta del estadio, salvo las inferiores donde está Marcelo Ramos, el resto es pura propaganda”, gritaba furioso un hincha a la salida.

“Pellegrino no sabe de fútbol, acordate lo que pasó cuando se hizo cargo y trajo a Ingrao, a Tempesta, que tampoco se sabía qué función cumplía, no sabe nada de fútbol…” exclamaba un ofuscado tripero pero otro le respondía “¿Y Onofri sabía? ¡Sí lo regaló a Meza!” y un tercero, a más de un metro de distancia, gritaba: “el problema somos nosotros, los hinchas, acá nos quejamos pero después vamos a Estancia a sacarnos fotos y no les decimos nada, lo que importa es la camiseta no los jugadores”.  Parado en el monumento, un hombre hablaba a viva voz: “Sava, Soso, Alfaro, ninguno funciona, es evidente que el problema son los jugadores”. Una hincha, más calma que el resto opinaba: “cuando no hay un club con identidad clara, no se pueden formar  equipos con identidad clara.” Los hinchas se fueron así, muy preocupados, algunos buscando culpables, otros pidiendo soluciones.

Mientras, el mal momento futbolístico genera el caldo de cultivo para que el impoluto periodismo neutral (pero que con puño cerrado y sonrisa entre dientes disfruta cada gol que le hacen a Gimnasia) agite las aguas en torno a una posible resignación de la localía para el partido ante el puntero.

Queda: visitar a Tigre, recibir a Atlético Tucumán, Viajar a Córdoba para enfrentar a Talleres, recibir a Boca en el Bosque, ir a Avellaneda frente a Independiente y ser locales frentes a Newell’s.  Solamente el Matador de Victoria y la Lepra rosarina están debajo del Lobo en la tabla de posiciones. Son 18 puntos que a futuro pueden valer muchísimo ¿Se puede revertir este momento? Todo esperamos que sí.

Fotos: Kaloian Santos Cabrera

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here