La entrada al Bosque, cerrada con llaves y la presencia de dos oficiales de la policía bonaerense en la puerta, que limitan el ingreso y la libre circulación.

Somos mezquinos si creemos, que un pibe que no tiene 400 pesos para la cuota, más 65 para el día de pileta, no puede disfrutar de un chapuzón con 35 grados de calor y no es demagogia muchachos, es la realidad.

Desconozco el criterio que utilizaron para apostar dos uniformados en la puerta del estadio, pero no desconozco que un club con sus puertas cerradas o las persianas bajas de la sede como en otros momento no tienen nada que ver con la institución que nosotros queremos

Lo único que verdaderamente espanta a la familia en Gimnasia es el dinero que hay que pagar para poder pertenecer. No son, ni los sectores más vulnerables (de ahí venimos) utilizando la pileta, ni los socios caracterizados que puedan o no ingresar a la misma.

El mismo razonamiento que usaron para prohibir los visitantes lo implementan en el club. Dos o tres hacen lío, entonces le cerramos la puerta al resto.

Existe un terrible contrasentido si nos presentamos como populares inclusivos y solidarios pero terminamos excluyendo cerrando nuestras puertas y blindando toda posibilidad de crecimiento social con una herramienta tan noble como darle refresco a una familia en un día de mucho calor.

Emmanuel «Pato» Nicolini.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here