NUESTRO SELLO

0

Se ha llevado a cabo un trabajo excepcional de investigación, de búsqueda de material, de diseño y muchas más tareas para poder resumir 130 años de historias y tanta pasión. Se viene un libro imprescindible. Destacando que quienes llevaron a cabo esta ardua labor, lo hicieron por amor a Gimnasia.

Pero para que éste libro se concretara, muchos triperos debían hacer su aporte de antemano para su impresión. Se debía llegar a una suma – muy grande- ya que el libro será impreso en altísima calidad y a todo color. Quedaban 6 días de plazo pero la suma que se necesitaba, ya se había superado.

Una construcción colectiva. Como se hizo la primera parte de la tribuna Néstor Basile, como se hizo el Campus Griguol para los jugadores profesionales, otra vez quedó demostrado que Gimnasia no tiene que alquilarse a extranjeros ni cambiar de nombre ni colores para poder construir y crecer, porque para eso tiene su gente, que aporta, que hace un esfuerzo económico en momentos que son muy difíciles para la gran mayoría.

Hay otros clubes que tienen que pagar, por ejemplo, para pintar una de sus sedes. En Gimnasia se ofrecen Hinchas, pueden ser alumnos, profesionales y que saben de oficios y en una tarde las tribunas del estadio quedan en perfecto azul y blanco.

Si hay que comprar ubicaciones antes que la tribuna exista, lajas para posteriormente levantar una construcción en Estancia Chica, o comprar un libro para que pueda ser impreso, Gimnasia lo lleva cabo gracias al esfuerzo y al amor de sus hinchas. Esto que para nosotros es natural, para muchos es impensado. Cuando los hinchas son presentados y adoctrinados para ser fans de jugadores, Gimnasia muestra que no todo está perdido y vuelve a ser un ejemplo de generosidad. Demostrando, además que las cosas se pueden hacer bien sin necesidad de venderse o privatizar nada. No hay que desvalorizar esto. No todos tienen esta capacidad. Incluso hay otros clubes que tienen que mendigar donde jugar de “local”. Gimnasia no tiene ese problema porque fue su gente la que le marcó el camino al Bosque a los directivos cuando tuvo que hacerlo y aportó, cada uno dentro de sus posibilidades, para la defensa del bosque y la construcción de la tribuna Basile. Y así, entre todos y con toda la fuerza de los triperos, llega este libro que enseña gran parte de la historia del club decano de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here