LO QUE SE QUIERE NO SE COMPARTE

0
8874

 

En 1990.  Néstor Basile Un visionario: puso en la tapa de Tribuna Gimnasista: «NO AL ESTADIO ÚNICO».  Previniendo lo que iban a intentar hacer con el Estadio de Gimnasia. Por mantener su defensa del Bosque, tuvo amenazas de toda índole. La concientización sirvió. Muchos de los hechos que profetizó Basile se cumplieron. «Nunca seremos dueños, al contrario, del mastodonte frió de 25 y 32, el día que lo necesiten para otra cosa, sea un acto político, un recital o que venga Boca o cualquiera a jugar a La Plata, corren al que juegue ahí enseguida.»  Vio antes que nadie que una mudanza iba a ayudar al club rival en los clásicos y que iba a dividir a la familia tripera. Luchó hasta el ultimo minuto de su vida por la localia permanente en 60 y 118. Néstor y anteriormente su padre – son los dos únicos casos de la historia que fueron velados en el Estadio del Bosque.

1996 – Las marchas a la municipalidad iban en aumento, aunque los medios locales las ignoraba, el «Chango» Ferrarini, el mismo Néstor y otros socios trataban de organizar a los hinchas para lo que se venía. Los programas partidarios como «Tripa Corazón» de Adrián Belinche aportaban apoyo a la causa. En diciembre de 1990 habían sido un grupo, en 1996 ya eran miles. Lito Gargano, el vicepresidente Lemos, Néstor Basile, Carlitos Caramés, debieron calmar los «bombos» de «La 22», liderados por el «Cuervo» en la puerta de la Municipalidad. Fue una reunión que no terminó, pero gracias a la presión ejercida, el estadio del Bosque empezó a refaccionarse. Hubo recolección de firmas de socios, volanteadas, reuniones, marchas a la sede para hablar con la comisión directiva. Fueron años de lucha sostenida y ninguneada casi por la mayoría de los medios. Gimnasia no tuvo apoyo dirigencial y, por ende, tampoco de los jugadores de entonces, la lucha se originó en las «bases» los hinchas en la tribuna cantando «El lobo es del Bosque», grupos y filiales.

2000 – En el club Platense, la Logia Tripera René Favaloro con la voz inconfundible de Néstor Basile, ante 800 triperos, presenta el proyecto del arquitecto Luis Díaz, que seguía promoviendo un plan paulatino para la reconstrucción de 60 y 118. Aquella vez presentó una maqueta y la idea de construir en el Bosque el mástil más alto de la ciudad, símbolo de la grandeza de Gimnasia. La idea de izar la bandera del club en cada partido, hasta lo más alto, emocionó a los presentes pero, lamentablemente, el proyecto quedó postergado.

2006 – La comisión directiva, contradiciendo lo prometido en campaña electoral, llevó al primer equipo de fútbol al estadio provincial. A partir de allí, hubo directivos que presentaron la renuncia, marchas, protestas, banderas en las tribunas, pedidos de asamblea denegados y, mientras tanto, tres sectores de 60 y 118 eran desmembrados. El primer partido a jugarse en el escenario provincial, febrero 2006, tuvo que ser gratuito, permitiendo el ingreso de simpatizantes de cualquier cuadro. Gimnasia llevaba 10 años sin perder un clásico en su estadio y había paridad en las estadísticas hasta que se produce esa «mudanza» y los números empiezan a ser muy desfavorables.

2007 – El Estadio es protegido por los hinchas. Ellos lo pintan, limpian, arreglan.  El grupo Centinelas del Bosque liderado por Roberto Sanguinetti, prosiguió su campaña para «frenar las topadoras» que querían un solo escenario en La Plata para recitales y partidos y que fue diseñado por un simpatizante de otros colores.  El grupo «Mundo Lobo» por internet y radio, difunde actividades y jornadas. Posteriormente el Grupo Primero Gimnasia apuntaló el proyecto 60 y 118 de los socios triperos: Luis Díaz – Teresa Chiurazzi con una presentación multitudinaria en el club For Ever.

2008 – Un grupo de Socios de Gimnasia se dedicó a reactivar el pedido de las tierras del Bosque con la anuencia de la Comisión Directiva explicando la situación, bloque por bloque, concejal por concejal. Participaron German Galliani de Filial Villa Arguello y la Dra. Andrea Celi, entre muchos otros socios. El fruto de este trabajo de hormiga se pudo observar con el paso del tiempo cuando el gobernador Daniel Scioli entregó la escrituras de las tierras.

Previo a esto el tema fue tratado en el consejo deliberante donde muchos triperos se habían hecho presentes y festejaron la aprobación. Durante la presidencia de Walter Gisande Gimnasia volvió a ser local en el Bosque y pudo festejar, tras años de «exilio» un triunfo en un clásico y pudo volver a ganarle a Boca y River en La Plata.

2009 – La presidenta de la Nación Cristina Fernández de Kirchner dijo que las tierras iban a ser de los clubes. Néstor Basile festejó diciendo: «De los años donde éramos los locos que discutían contra los directivos que buscaban cobrar los sueldos de la fundación estadio «único» y que no nos daban cabida y negaban las asambleas, y cuando tampoco los medios independientes, no nos daban voz, ni espacio, hoy, a fuerza de estar convencidos, hemos llegado a que un Presidente de la República diga públicamente, que las tierras deben ser nuestras. ¿Cómo no voy a festejar? Es una hazaña, esto ya es un premio para los que lucharon cuando el resto del mundo les decía que era una utopía, cuando éramos señalados como incivilizados y locos. Hoy digo: es cuestión de tiempo, las tierras van a ser escrituradas, y después de eso, al minuto, ya empieza la lucha por llevar a cabo el proyecto de Luis Díaz y por trabajar por un Gimnasia solidario e inclusivo que vuelva a reintegrar a los más humildes, de todos los barrios».

2011 – Ante la posibilidad de mudar el partido contra River Plate fuera del Bosque, los hinchas de Gimnasia se movilizan a la sede llenando la parte superior e inferior y cortando la calle, le exigen al único directivo presente – Daniel Onofri – que hable por primera vez con el Arquitecto Luis Díaz, se interiorice del proyecto y se comience a trabajar. A fin de ese año, como anteriormente indicamos, las tierras fueron cedidas en Casa de Gobierno a Gimnasia. Néstor Basile había fallecido pero su nombre fue coreado por los hinchas del Lobo, por la única parcialidad platense presente en el acto.

Muchos socios e hinchas quedaron en el camino, tras el sueño de una casa renovada y únicamente con colores propios. El socio Oscar Montesino falleció en una asamblea defendiendo la localía y el cuidado del estadio propio.

La lucha fue generando distintos grupos y espacios, como «Por y Para el Bosque» que organizó recorridas gratuitas y abiertas por el estadio y llevó a cabo la remodelación de varios sectores. Como expresó Rafael Ton: «Muchas manos ayudaron. Escribiendo, pintando, acompañando un grito, esas manos anónimas, simbolizadas todas, sin excepción, en el nombre de Néstor Basile, pararon topadoras, le pegaron una paliza a la mediocridad para que no tengamos que alquilar o tengamos que estar pendientes si no hay un recital para ver donde jugamos; esas manos defendieron y construyeron una casa para el club más pasional del mundo y el más popular de La Plata, Berisso y Ensenada.» Como bien dijo el periodista Facundo Aché: «Acá no hay empresas multinacionales ni magnates árabes que pongan la «teca». Somos  nosotros.»

2012 –  En una asamblea en la sede de calle 4 se aprobó el proyecto del predio total de 60 y 118 y a poco más de dos años «La Basile» se ponía en marcha.

Eterno agradecimiento a todos los socios que ayudaron a la noble causa de la identidad y del crecimiento propio.

Boceto del proyecto finalizado, aunque, posteriormente hubo reformas ideadas por el arquitecto Luis Díaz.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here